Pantà de Sau-Rupit-Pantà de Susqueda-Sau (14/05/2011)

Salimos del parking del pantano cruzando la presa, a la izquierda sale la pista asfaltada que va al Hotel La Riba y Rupit. Cogemos la pista de la derecha girando a pocos metros a la izquierda por pista ancha de tierra, dejamos a la derecha un puente por el que regresaremos y continuamos recto, la pista se va empeorando   con algunos tramos pedregosos entre bosque se va ganando altura hasta la carena con una visión espectacular de las Cingles de Tavertet pasando por la Masia l’Aulet al Coll del Pendís, enlazando con la pista asfaltada que viene del Hotel La Riba y que nos lleva a Rupit  (17,50 Km.desde Sau), antes de llegar al parking, justo enfrente de las escaleras que llevan al Puente Colgante, se encuentra el Rte. Albert  en el que reponemos fuerzas con platos consistentes, ya que a partir  de aquí no se pasa por ninguna población. 

Tras el almuerzo-comida, retrocedemos unos  Km. hasta Sant Joan de Fabregas cogiendo la pista a la izquierda, pasamos por el Collet de Malafranda y por el Bosc de la Grevolosa, vamos descendiendo  al pantano de Susqueda, el recorrido bastante plano con pequeños desniveles,  transcurre por el margen  izquierdo del pantano. Llegamos a la Presa de Susqueda y nos encontramos con el paso cerrado por unas vallas, sin que anteriormente hubiera ninguna indicación de paso cerrado, dudamos un instante pero no hay otra alternativa que saltar las vallas, pasamos las bicis y al otro lado de la Presa nuevamente valla y repetición de la operación de alzar las bicis por encima. Salvado el  obstáculo continuamos bordeando el pantano.  Vamos disfrutando del paisaje, pero preocupados porque el cielo cada vez más negro amenaza tormenta, pronto suenan los truenos y empieza a caer agua cada vez con más fuerza, acompañada de fuerte granizada  con unos copos como pelotas de ping-pong. La característica  del terreno, no permite ningún  cobijo que no sea algún pequeño árbol o matorral, que poco protegen. 

El grupo se ha dispersado y cada uno lo pasa como puede, algunos previsores han traído chubasqueros que algo les protege y otros aguantamos a brazo descubierto el impacto  de los copos (que dejan huella),   el granizo para, cubriendo toda la pista de blanco, la lluvia continúa pero permite circular con cuidado y por fin cruzamos el puente que enlaza con la pista ancha que remonta hasta el pantano. 

Han sido diez kilómetros que no se nos olvidaran, y como suele ocurrir llegamos a los coches, para de llover y vuelve el sol.  La Ruta, salvo el episodio de la Tormenta, que una vez pasado gusta recordar, ha resultado muy bonita y agradable y a pesar de ser un grupo numeroso ” eramos doce” no ha habido más que un pinchazo, disfrutando de otra inolvidable pedalada.  

Datos técnicos:

Distancia total: 60 Km. Desnivel positivo: 1250 m. Horas de pedaleo: 5h. Dificultad: Media

Camí de Sant Jaume

De LLançá a Manresa (5/6/7 Marzo 2011) 

Aprovechando que el día 7 de Marzo, es fiesta en Barcelona, planificamos realizar el tramo del Camí de Sant Jaume desde El Port de la Selva a Manresa en tres etapas, saliendo el día 5 en tren hasta LLançá, que es la estación más próxima al Inicio del Camí  en la playa de El Port de la Selva.

Nos encontramos en la estación del Clot : Jesús Cana, Jesús Moraleda, Enric Longaron, Salvador Trujillo y José Luis Sancenón. El tren dirección a Cerbere, sale a las 6,53 h y llega a LLançá a las 9,15 h.

1ª Etapa: LLançá – Girona.  Km. 98,58. h.p.r. 6,37. v.m. 14,80 Km.h.

Tras los 8 km. de LLançá a El Port de la Selva, saboreando el paisaje de la Costa Brava, enfilamos la subida al Monasterio de Sant Pere de Rodes, que lo contemplamos en la lejanía. Son unos 7 Km. de fuerte desnivel con algún descansillo que te permite coger aire y poco a poco se va superando, teniendo cada vez más cerca la esbelta silueta del Monasterio y al fondo el mar del que nos vamos despidiendo.

Alcanzado el desnivel más fuerte de la etapa, emprendemos el descenso  por carretera hasta  Vilajuïga, continuando por caminos en algunos tramos asfaltados, pasamos por Pedret i Marzà, Peralada, Vilabertran, Figueres, Borrassà, Creixell y llegamos a Bàscara, donde decidimos parar a comer. El tramo de Figueres a Bàscara lo hemos encontrado mal señalizado agravado por las obras del Ave entre Creixell y Bàscara, que ha provocado algunos despistes, resultando pesado y estresante, por lo que disfrutamos aún más, si cabe, de la comida en el Restaurante Fluvià, local tranquilo, buena comida con un bufete libre de postres a base de flanes y puddings, que algunos repiten, y a buen precio. Como siempre, cuesta arrancar pero hay que continuar, todavía nos quedan unos cuantos kilómetros hasta Girona.

Este tramo es bastante suave, pasando una zona de bosques de chopos que la luz del atardecer realza y disfrutamos del paisaje. Entramos a Girona junto al Ter , paramos en un tienda de motos a ver si tienen cable del cambio de plato que se le ha roto a Cana y que le obliga a ir con el plato mediano, no hay suerte,  siendo la hora  que es y  sábado no hay posibilidad de encontrar ninguna tienda abierta, por lo que no queda más remedio que sufrir un poquito  el resto de la ruta. El remedio casero de colocar un palo para fijar el desviador, le permite quitarlo y poner el plato pequeño en los tramos más duros, le damos ánimos. Continuamos y encontramos sin problemas el Hotel donde nos hospedamos, situado a las afueras junto al Hospital, lo que  nos evita el agobio del tráfico del Centro de la Ciudad.  “ETAP alojamientos” (45€ habitación doble o triple).

La jornada termina en una Zona Comercial cerca del Hotel, viendo el partido Barça-Zaragoza y saboreando unas birras y pizzas, bien merecidas.

 2ª Etapa: Girona – Vic.  Km. 96,52. h.p.r. 6,31 h. v.m. 14,70 Km.h. 

 Salimos de Girona por el Parque de La Devesa a coger la Vía Verde del Carrilet “Olot-Girona”, entre huertos y bosques de chopos hasta Bescanó, continuando hasta Anglés donde almorzamos. De nuevo en la Vía Verde, Salva y Moraleda no pueden resistir la tentación de retroceder  a comprar Coca que hemos visto al pasar por una Pastelería, continuamos despacio, hasta que nos alcanzan y degustamos la sabrosa Coca.

Seguimos la Vía Verde en constante ascenso, aunque no lo parezca, pasando por: La Cellera de Ter, El Pasteral, Les Planes d’Hostoles, St. Feliu de Pallerols, para meternos en la Vall d’en Bas, en el Coll d’en Bas, encontramos un ciclista de la Zona, que desciende con nosotros a Sant Esteve d’en Bas, indicándonos el camino que debemos seguir. Salimos del pueblo cruzando la carretera a coger una pista ancha y llana que nos lleva a Els Hostalets d’en Bas (490m) el pueblo más conocido y típico de toda la Vall, paramos en su Plaza Mayor a llenar los bidones de agua fresa, una corta visita y las fotos de rigor.

Continuamos por la carretera GIP-5272 unos 500 m. encontramos un palo indicador del itinerario a pie, cogiendo la pista asfaltada que sale a la derecha y que nos lleva en un fuerte desnivel de 460 m. al vecindario de Falgars d’en Bas (950m), donde se encuentra la finca de La Coromina con diversos edificios dedicados a Turismo Rural y la iglésia de Sant Pere de Falgars. Tras recuperar fuerzas continuamos la pista, parando en un pequeño mirador a la izquierda a contemplar el impresionante Salto de Agua de la Coromina, el más alto de todo el Collsacabra, a pocos metros pasamos un puente sobre el río Fluviá y encontramos a la derecha el desvío a Cantonigrós que sigue el camino real de Vic a Olot por el Coll de Cabra, tramo muy técnico, pedregoso, hay que vigilar  no despistarse ya que encontramos algunos desvíos, transcurre entre encinares, robles y pinos, siendo uno de los tramos más bonitos del itinerario. 

Una vez en el Coll de Cabra, emprendemos el descenso a Cantonigrós, a pie de carretera se encuentra el Restaurante El Carreter, preguntamos si podemos comer y nos indican que hemos de esperar un rato, tras la espera la comida no defrauda, pero se nos ha hecho un poco tarde para continuar por la ruta del Camí que sale de Cantonigrós dirección L’Esquirol siguiendo el camino real Vic-Olot, que desconocemos, por lo que decidimos continuar por carretera a Vic. El tráfico es denso y la ausencia de arcén  hace bastante estresante este último tramo. Entramos en Vic y enseguida encontramo el Hotel Balmes donde tenemos hecha la reserva.

Hoy no hay partido de futbol y podemos pasear por Vic, que a pesar de ser domingo está muy tranquilo

 

3ª Etapa: Vic – Manresa  80 Km. h.p.r. 5,35 h.  v.m. 14,30 Km.h.

La salida de Vic es muy liosa no encontrando señales, la zona parece de reciente urbanización por lo que es dificil encontrar los puntos de referencia, preguntamos varias veces y al final ya un poco desesperados encontramos señales en dirección a Sentfores para continuar hacia Santa Eulàlia de Riuprimer y L’Estany donde llegamos ya tarde, haciendo un almuerzo-comida en el Bar-Rte. Grau. Salimos de L’Estany al coll de Sant Pere, siguiendo recto por el GR177-1 en dirección a Santa Maria d’Oló, vamos avanzando entre pinos, llegando al cruce con la carretera que conduce a Santa Maria d’Oló, las señales continúan por el GR hacia Urbissol. Nosotros nos equivocamos y cogimos la carretera en descenso a Santa Maria d’Oló, encontrando antes de entrar en la población, un palo indicador junto a una pista ancha por la riera d’Oló que parecía evidente. La seguimos cruzando constantemente la riera con bastante caudal y con tramos muy embarrados, sin encontrar ninguna señal, dándonos cuenta que nos habíamos salido totalmente de la ruta, pero tarde para rectificar, por lo que decidimos continuar por la pista en constante subida, hasta que salimos a la C-25.

Cruzamos la C-25 y por Avinyó, Artés, Cabrianes, La Sequia y el Par de L’Agulla llegamos a Manresa. Un buen recorrido por la población hasta la estación de Renfe, el tren está a punto de salir y nos toca correr pero llegamos a tiempo. Por fin nos sentamos y nos relajamos de este agobiante final. Recordando y comentando lo vivido estos inolvidables días.

Ver  galeria de fotos