Nocturna a Collserola

Estamos bajando por Sant LLatzer, finalizando la ruta del domingo (25-09-2011) y Esteban vuelve a comentar que tenemos que organizar una nocturna, que es muy divertido. Dicho y hecho, no lo demoremos más, enviamos un e-mail y el próximo viernes 30 de Septiembre quedamos a las 21h en “Els  Mistos”.

Llega el viernes y ahí estamos trece locos con variopinta iluminación, frontales, focos como el de José Maria que parece iluminar un campo de futbol y otros más o menos aceptables. Algunos ya han hecho nocturnas, pero la mayoría nos estrenamos esta noche.

Empieza la aventura subiendo por Sant LLatzer, – al principio te encuentras extraño pero enseguida te habitúas a la oscuridad y al campo de visión que te proporciona la luz-. Alcanzamos el Coll de la Ventosa y miramos atrás contemplando el espectáculo que ofrecen los puntos de luz . Seguimos por   Can Ferrer, la pista hacia la carretera del cementerio, pista y trialera hacia Can Coll, una pequeña caída de Salva sin consecuencias graves. Continuamos hasta “El Pepe”  donde disfrutamos del ambiente nocturno del vecindario, saboreando los bocatas, el vinillo, y los más viciosos los chupitos.

La estancia es agradable pero hay que continuar, salimos hacia el parque a coger la pista del Acueducto, y en el furor de la noche Esteban dice ¡vamos por los Cazadores!, hay silencio pero efectivamente al llegar al desvío hacia Can Coll giramos, llegamos a Can Coll y enfilamos la pista hacia La Font dels Caçadors, la verdad es que a pesar de la dureza de la subida, la noche la envuelve en un ambiente de tranquilidad, que hasta resulta agradable y parece más suave.

El grupo se ha ido distanciando y poco a poco vamos llegando al collado junto a la carretera de Cerdanyola. Algunos hemos de madrugar mañana y decidimos volver por la carretera. Otros alargan el recorrido continuando hacia el Forat del Vent, Font Groga, Can Borni y Carretera de les Aigues.

El domingo, en la salida del Club, recordamos la experiencia que ha sido muy grata y divertida, “efectivamente de noche las cosas son diferentes”. Ya estamos pensando en la próxima, y si puede ser con luna llena.

José Luis Sancenón