Camí de Sant Jaume

De LLançá a Manresa (5/6/7 Marzo 2011) 

Aprovechando que el día 7 de Marzo, es fiesta en Barcelona, planificamos realizar el tramo del Camí de Sant Jaume desde El Port de la Selva a Manresa en tres etapas, saliendo el día 5 en tren hasta LLançá, que es la estación más próxima al Inicio del Camí  en la playa de El Port de la Selva.

Nos encontramos en la estación del Clot : Jesús Cana, Jesús Moraleda, Enric Longaron, Salvador Trujillo y José Luis Sancenón. El tren dirección a Cerbere, sale a las 6,53 h y llega a LLançá a las 9,15 h.

1ª Etapa: LLançá – Girona.  Km. 98,58. h.p.r. 6,37. v.m. 14,80 Km.h.

Tras los 8 km. de LLançá a El Port de la Selva, saboreando el paisaje de la Costa Brava, enfilamos la subida al Monasterio de Sant Pere de Rodes, que lo contemplamos en la lejanía. Son unos 7 Km. de fuerte desnivel con algún descansillo que te permite coger aire y poco a poco se va superando, teniendo cada vez más cerca la esbelta silueta del Monasterio y al fondo el mar del que nos vamos despidiendo.

Alcanzado el desnivel más fuerte de la etapa, emprendemos el descenso  por carretera hasta  Vilajuïga, continuando por caminos en algunos tramos asfaltados, pasamos por Pedret i Marzà, Peralada, Vilabertran, Figueres, Borrassà, Creixell y llegamos a Bàscara, donde decidimos parar a comer. El tramo de Figueres a Bàscara lo hemos encontrado mal señalizado agravado por las obras del Ave entre Creixell y Bàscara, que ha provocado algunos despistes, resultando pesado y estresante, por lo que disfrutamos aún más, si cabe, de la comida en el Restaurante Fluvià, local tranquilo, buena comida con un bufete libre de postres a base de flanes y puddings, que algunos repiten, y a buen precio. Como siempre, cuesta arrancar pero hay que continuar, todavía nos quedan unos cuantos kilómetros hasta Girona.

Este tramo es bastante suave, pasando una zona de bosques de chopos que la luz del atardecer realza y disfrutamos del paisaje. Entramos a Girona junto al Ter , paramos en un tienda de motos a ver si tienen cable del cambio de plato que se le ha roto a Cana y que le obliga a ir con el plato mediano, no hay suerte,  siendo la hora  que es y  sábado no hay posibilidad de encontrar ninguna tienda abierta, por lo que no queda más remedio que sufrir un poquito  el resto de la ruta. El remedio casero de colocar un palo para fijar el desviador, le permite quitarlo y poner el plato pequeño en los tramos más duros, le damos ánimos. Continuamos y encontramos sin problemas el Hotel donde nos hospedamos, situado a las afueras junto al Hospital, lo que  nos evita el agobio del tráfico del Centro de la Ciudad.  “ETAP alojamientos” (45€ habitación doble o triple).

La jornada termina en una Zona Comercial cerca del Hotel, viendo el partido Barça-Zaragoza y saboreando unas birras y pizzas, bien merecidas.

 2ª Etapa: Girona – Vic.  Km. 96,52. h.p.r. 6,31 h. v.m. 14,70 Km.h. 

 Salimos de Girona por el Parque de La Devesa a coger la Vía Verde del Carrilet “Olot-Girona”, entre huertos y bosques de chopos hasta Bescanó, continuando hasta Anglés donde almorzamos. De nuevo en la Vía Verde, Salva y Moraleda no pueden resistir la tentación de retroceder  a comprar Coca que hemos visto al pasar por una Pastelería, continuamos despacio, hasta que nos alcanzan y degustamos la sabrosa Coca.

Seguimos la Vía Verde en constante ascenso, aunque no lo parezca, pasando por: La Cellera de Ter, El Pasteral, Les Planes d’Hostoles, St. Feliu de Pallerols, para meternos en la Vall d’en Bas, en el Coll d’en Bas, encontramos un ciclista de la Zona, que desciende con nosotros a Sant Esteve d’en Bas, indicándonos el camino que debemos seguir. Salimos del pueblo cruzando la carretera a coger una pista ancha y llana que nos lleva a Els Hostalets d’en Bas (490m) el pueblo más conocido y típico de toda la Vall, paramos en su Plaza Mayor a llenar los bidones de agua fresa, una corta visita y las fotos de rigor.

Continuamos por la carretera GIP-5272 unos 500 m. encontramos un palo indicador del itinerario a pie, cogiendo la pista asfaltada que sale a la derecha y que nos lleva en un fuerte desnivel de 460 m. al vecindario de Falgars d’en Bas (950m), donde se encuentra la finca de La Coromina con diversos edificios dedicados a Turismo Rural y la iglésia de Sant Pere de Falgars. Tras recuperar fuerzas continuamos la pista, parando en un pequeño mirador a la izquierda a contemplar el impresionante Salto de Agua de la Coromina, el más alto de todo el Collsacabra, a pocos metros pasamos un puente sobre el río Fluviá y encontramos a la derecha el desvío a Cantonigrós que sigue el camino real de Vic a Olot por el Coll de Cabra, tramo muy técnico, pedregoso, hay que vigilar  no despistarse ya que encontramos algunos desvíos, transcurre entre encinares, robles y pinos, siendo uno de los tramos más bonitos del itinerario. 

Una vez en el Coll de Cabra, emprendemos el descenso a Cantonigrós, a pie de carretera se encuentra el Restaurante El Carreter, preguntamos si podemos comer y nos indican que hemos de esperar un rato, tras la espera la comida no defrauda, pero se nos ha hecho un poco tarde para continuar por la ruta del Camí que sale de Cantonigrós dirección L’Esquirol siguiendo el camino real Vic-Olot, que desconocemos, por lo que decidimos continuar por carretera a Vic. El tráfico es denso y la ausencia de arcén  hace bastante estresante este último tramo. Entramos en Vic y enseguida encontramo el Hotel Balmes donde tenemos hecha la reserva.

Hoy no hay partido de futbol y podemos pasear por Vic, que a pesar de ser domingo está muy tranquilo

 

3ª Etapa: Vic – Manresa  80 Km. h.p.r. 5,35 h.  v.m. 14,30 Km.h.

La salida de Vic es muy liosa no encontrando señales, la zona parece de reciente urbanización por lo que es dificil encontrar los puntos de referencia, preguntamos varias veces y al final ya un poco desesperados encontramos señales en dirección a Sentfores para continuar hacia Santa Eulàlia de Riuprimer y L’Estany donde llegamos ya tarde, haciendo un almuerzo-comida en el Bar-Rte. Grau. Salimos de L’Estany al coll de Sant Pere, siguiendo recto por el GR177-1 en dirección a Santa Maria d’Oló, vamos avanzando entre pinos, llegando al cruce con la carretera que conduce a Santa Maria d’Oló, las señales continúan por el GR hacia Urbissol. Nosotros nos equivocamos y cogimos la carretera en descenso a Santa Maria d’Oló, encontrando antes de entrar en la población, un palo indicador junto a una pista ancha por la riera d’Oló que parecía evidente. La seguimos cruzando constantemente la riera con bastante caudal y con tramos muy embarrados, sin encontrar ninguna señal, dándonos cuenta que nos habíamos salido totalmente de la ruta, pero tarde para rectificar, por lo que decidimos continuar por la pista en constante subida, hasta que salimos a la C-25.

Cruzamos la C-25 y por Avinyó, Artés, Cabrianes, La Sequia y el Par de L’Agulla llegamos a Manresa. Un buen recorrido por la población hasta la estación de Renfe, el tren está a punto de salir y nos toca correr pero llegamos a tiempo. Por fin nos sentamos y nos relajamos de este agobiante final. Recordando y comentando lo vivido estos inolvidables días.

Ver  galeria de fotos

 

Camino del Norte

Irún-Santiago de Compostela-Fisterra (Junio-Julio 2010) 

 En el 2008, hicimos la Vía de la Plata y en Santiago nos encontramos con un grupo que habían hecho el Camino del Norte, explicándonos su dureza y su riqueza paisajística. Nos lo pusimos como próximo reto del Camino de Santiago, y dos años después nos encontramos rumbo a Irún, para iniciar esta nueva aventura. 

Síntesis

El Camino del Norte, transita por el Pais Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia, transcurriendo por montaña y costa, con lo cual, los desniveles están garantizados superando los 1000 m. en algunas etapas. Pero compensados con ese contraste del paisaje rural y solitario y el de costa, que hace a este Camino, singular. 

Señales.- En lo referente a señalización, hay que ir con cuidado pues hay momentos en que te encuentras varias indicaciones innecesarias y otros en  algunos cruces que no hay ninguna y en particular en algunos núcleos urbanos como Ribadeo y las grandes ciudades, destacando Bilbao, cuesta orientarse y encontrar las señales. Hay que tener en  cuenta que la señalizaciones con los hitos de la vieira (concha) en el Pais Vasco, Cantabria y Asturias la parte estrecha indica la dirección a seguir y en Galicia es la parte ancha la que la indica. 

Albergues.- No hay la misma infraestructura que en el Camino Francés, pero para hacerlo en bici no hay ningún problema, en todas poblaciones importantes encuentras y si la capacidad es limitada, han proliferado los alberges privados a un precio asequible. 

Etapas.-  Lo hicimos en doce etapas hasta Fisterra “sin coche de apoyo “. Recorriendo un total de 966 Km. en 71,44 horas de pedaleo real. Aunque algunas Guías indican 13 etapas hasta Santiago de Compostela y con coche de apoyo. Creemos que 10 hasta Santiago y 2 a Fisterra,  es bastante razonable y te permite saborear el Camino.

 Detalle de las Etapas: 

26/06/2010 Primera Etapa: Irún – Zarautz  52 Km. 4,30 h. p.r. 

Hemos salidos de Barcelona a las 5,40 H. llegando a Irún a las 12 h. Buscamos aparcamiento  nos equipamos y nos dirigimos  hacia el Albergue con la intención de sellar las Credenciales, pero lo encontramos cerrado (abren  a las 16 h.). Hacemos la foto de rigor en la puerta e iniciamos el Camino. Debido a la hora que es, nos marcamos una etapa corta hasta Zarautz. 

Salimos por un camino rural rodeado de pequeños huertos en el barrio de Mugondo (Hondarribia) y entramos en las marismas de Jaizubia que abandonamos en pocos metros para iniciar la subida al monte Jaizkibel, pasamos por la ermita de Santiago continuando con fuertes rampas y terreno muy roto llegamos al Santuario de Guadalupe, un pequeño descanso merecido, y retomamos el ascenso por el camino que va a la Casa Forestal de Jaizkibel señalada en una curiosa piedra redonda que parece la piedra de un molino, seguimos las señales por un sendero que nos obliga subir a pie (se puede evitar continuando la pista). Retomando la pista en tramos que ponen a prueba la resistencia de las bicis llegamos a un desvío a la izda que indica Lezo, continuamos por esta pista que culmina a media altura la travesía de Jaizkibel y nos lleva en un duro descenso al inicio de los escalones que bajan al  núcleo urbano de Pasajes de San Juan con una impresionante visión de la bahía. Tras la comida nos acercamos al embarcadero de donde sale la barca que atraviesa la bahía a Pasajes de San Pedro (1,20 €). Salimos de Pasajes dirección a Altza y seguimos la N-I hasta San Sebastián  (variante aconsejable para bicis).Contemplando la playa de la Concha vamos saliendo del centro e  iniciamos la subida al Monte Igeldo atravesando diferentes urbanizaciones, en una de ellas al costado de un muro han colocado una mesa sillas, agua, sello para la credencial, agradeciendo ese signo de hospitalidad. Por caminos rurales de asfalto y tierra con algún tramo complicado de senderos pasamos Orio y llegamos a Zarautz (Albergue Ebro Etxea al lado del paso marítimo 40 plazas “donativo”). 

La etapa muy bonita, siendo corta en cuanto a Km. ha resultado dura, presagio de lo que nos espera. 

27/06/2010 Segunda Etapa: Zarautz – Gernika-Lumo  75 Km. 6,25 h. p.r. 

Salimos con las primeras luces del día por el paseo marítimo, desierto en contraste con el gentío de ayer tarde que era sábado, para coger la carretera que por la costa nos lleva a Zumaia población muy bonita también desierta a estas horas que nos permite contemplar con tranquilidad sus coloridas fachadas y sus empinadas calles, destacando la plaza del Ayuntamiento con el monumento a la mujer (escultura en bronce a tamaño natural). Desde aquí en constante subida  y una durísima rampa-muro de hormigón rayado se sube al cementerio y la ermita de Ntra.Sra. de Arritokieta,  continuando con asfalto para enseguida coger pista de tierra y piedras sueltas muy empinada hasta el área recreativa de Galarreta y el caserío de Elorriaga a la dificultad y desnivel del camino hay que añadir el saltar con la bici cargada por encima de las vallas del ganado en varias ocasiones. 

De Elorriaga en rápido descenso se llega a la N-634 que seguimos un tramo para evitar unas durísimas rampas de hormigón y enseguida retomar el camino hacia Itziar y Deba y afrontar la tortuosa subida a la ermita del Calvario con tramos de sendero que es imposible superar montados. El descanso en la ermita es obligado ya que hemos salvado un fuerte desnivel y aún nos quedan 30 Km. de constantes toboganes por el monte Arno hasta el collado de Arnoate y un largo descenso hacia Markina  muy delicado sobre todo en su parte final por el estado del terreno con grades surcos. 

Llegamos a Markina  con la adrenalina a tope. Nos relajamos en la comida mientras vemos que el tiempo empeora y puede llover, por lo que decidimos continuar por la carretera que transcurre muy  cerca de la ruta, evitando tramos no ciclables y senderos incómodos. Los 25 Km. a Gernika-Lumo a pesar de algunos repechones es agradable, destacando el paso por el núcleo rural de Bolibar cuna de la familia de Simon Bolivar que cuenta con una escultura. A pocos kilometros se divisa el Monasterio de Zanarruza en un entorno espectacular. El tiempo se mantiene nublado pero se aguanta sin llover. Entramos en Gernika-Lumo y buscamos el Albergue que es privado (Albergue Aterpetxea 40 plazas, habitaciones de 6 literas con sabanas.  Precio 19,05 €  incluido el desayuno).

28/06/2010 Tercera Etapa: Gernika-Lumo – Castro Urdiales  88 Km. 6,40 h. p.r.  

De Guernika, salimos por los jardines de la Casa de Juntas donde contemplamos el famoso “Gernikako arbola”, el árbol de Guernika. Abandonamos la población y nos enfrentamos con la primera rampa del día un repecho infernal de piedra suelta que por suerte es corto pero pone a tono los músculos aún dormidos. La ruta transcurre por bosques de eucaliptos, sendas herbosas que van superando colinas, caminos rurales y atraviesa el Monte Avril desde donde se divisa una espectacular panorámica  de Bilbao. 

Descendemos del Monte Avril a las calles de Bilbao, atravesando la ria con la visión del Museo Guggenheim, hacia el que nos dirigimos. Hacemos la fotos de rigor junto al Pupy y el Museo y nos acercamos a la Oficina de Información donde cogemos un mapa de la ciudad a ver si nos ayuda a salir junto con las indicaciones de la Guía que llevamos que marca ir por la BI-711 hacia Las Arenas. Cogemos una carretera tranquila pensando que bien lo hemos hecho, pero se acaba en la pared de una antigua industria, retrocedemos, preguntamos, empezamos a encontrar referencias de la ruta y de pronto nos encontramos en medio de la autovía por suerte hay una gasolinera cerca y nos indican que pasemos un puente sobre la autovía unos metros atrás y bajemos hacia la ria. Llegamos a un carril bici volvemos a preguntar y por fin estamos en la buena dirección continuamos hasta Las Arenas donde ya vemos el puente colgante que pasa a Portugalete. 

La travesía de Bilbao ha sido, al menos sicológicamente, más dura que las rampas de la mañana. Buscamos un restaurante para comer, y al rato vienen dos bicigrinos de Madrid que también se han perdido y a igual que nosotros se han metido en la autovía lo cual nos consuela un poco. 

Tras la tranquilidad de la comida nos acercamos al transbordador del puente colgante que cruza la Ría del Nervión a Portugalete. Cogemos la N-634, bastante tranquila y con una bonita vista de la costa. Llegamos a Ontón, hemos dejado el Pais Vasco y hemos entrado en Cantabria. Aprovechamos para descansar unos minutos, charrando con una vecina del pueblo que muy amablemente nos llena los bidones de agua fresquita y nos indica que la ruta por el interior señalizada unos metros atrás es muy dura y más larga, que continuemos por la carretera. Le hacemos  caso y poco a poco nos acercamos a Castro Urdiales. El Albergue se encuentra a la salida del barrio de Campijo c/Subida a Campijo s/n (al lado de la Plaza de Toros) a 1,5 Km. del Centro. 

El Albergue (municipal) es pequeño y está lleno, solo hay una litera libre pero tiene apilados colchones, esta noche a uno le toca dormir en el suelo. Salva se ofrece. 

Nos da tiempo de bajar al  Centro, el autobús Linea 1 sale de la plaza de toros. El paseo por el puerto y las calles de Castro Urdiales es una gozada. 

29/06/2010 Cuarta Etapa: Castro Urdiales – Santander  72,50 Km. 5,23 h. p.-r.    

Madrugamos un poco más que los días anteriores por el movimiento que hay en el Albergue, los que van a pie ya van saliendo y una familia vasca nos ofrece café y bizcochos, que agradecemos. 

La ruta continua por la misma calle del Albergue y va transcurriendo por la Vereda Costera encima de los acantilados gozando de la visión del Cantábrico, por sendas pastoriles y caminos rurales con alguna fuerte subida pero corta que por el valle de Liendo nos lleva a Laredo, a estas horas tranquilo. Una pequeña parada para reponer fuerzas, y continuamos en carril bici por el paseo marítimo de la larga playa de La Salvé hasta el arenal conocido como el Puntal  al que se accede por una  pasarela de madera, donde se coge una barca conocida como “El Gasolino” que te pasa a Santoña.

Atravesamos Santoña y seguimos un carril bici que pasa por los muros del penal del Dueso continuando hacia las playas de Berria y Noja, el Santuario de San Miguel de Meruelo y Güemes, donde se encuentra uno de los mejores albergues del Camino “La Cabaña del Abuelo Peuto” por su ubicación y la amabilidad de los hospitaleros. En la entrada nos encontramos con un peregrino polaco que enseguida entablamos conversación a pesar de su poco castellano pero con ansias de aprender. Al rato viene la hospitalera le decimos que no nos quedamos por que es muy pronto y queremos llegar a Santander lo antes posible  a ver si podemos llevar a arreglar la bici de Salva que lleva unos días con un ruido infernal del pedalier y el eje trasero. Preguntamos si dan comidas, nos dice que no pero que está esperando a los obreros que están reconstruyendo una ermita cercana por la que hemos pasado, y si queremos, podemos comer con ellos. La comida casera y la compañía muy agradable, no nos quieren cobrar nada, y dejamos un donativo. Lamentándolo nos hemos de marchar cuando empiezan a llegar algunos peregrinos que hemos ido encontrado por el Camino.

La dirección es clara hacia Galizano por una tranquila carretera comarcal en pleno paisaje campestre que enlaza con otra carretera con tramos de carril bici en la cuneta,  que nos lleva hasta Somo para coger el Ferry  que atraviesa la bahía hasta Santander.

Desembarcamos en el Paseo Marítimo y nos cuesta encontrar el Albergue, situado en un piso en c/Rua Mayor, 9-11 cercana a la Estación de Autobuses (privado 6 €). Mientras yo me quedo haciendo la acreditación en el Albergue, Salva aprovecha para acercarse a una tienda que le han indicado a ver si le pueden arreglan la bici.

Ha habido suerte, y Salva regresa con pedalier nuevo. Ya relajados, paseamos por Santander y vamos encontrando las señales del Camino “losas en las aceras” , al pasar por donde nos ha dejado el Ferry, teníamos una que no hemos visto.   

30/06/2010 Quinta etapa: Santander – San Vicente de la Barquera. 71 Km.  5,12 h . p.r

 La salida de Santander siguiendo las losas indicativas, no supone ningún problema y sin darnos cuenta abandonamos la ciudad. Esta etapa es suave y nos permite ir a un ritmo más rápido. Hay que destacar en su recorrido el paso del río Pas por el puente de piedra de Arce que conduce al pueblo de Oruña. La popular Santillana del Mar, que merece una visita, destacando la colegiata de Sta. Juliana, del siglo XII, una joya del románico. Cóbreces que nos recibe con un original monumento al peregrino situado delante de la barroca iglesia de San Martín del siglo XVIII de color rojizo.

Seguimos hasta Comillas donde comemos en uno de los restaurantes de la plaza de Santa Cruz . Continuando la marcha, saliendo de la población por los jardines del palacio de Sobrellano, sede de la Universidad Pontificia para coger el carril bici al lado de la carretera, que permite circular tranquilo. Y nos vamos adentrando en el Parque Natural de Oyambre con un paisaje de verdes pastos junto al mar que sin darnos cuenta nos lleva a la playa de Merón y la Ria de San Vicente, que atravesamos por el impresionante puente de la Maza que conserva  28 arcos de los 32 que tenía. Entrando en San Vicente de la Barquera,  las indicaciones al Albergue son muy visibles y  tras un dura pendiente por una calzada que nos transporta a la Edad Media, llegamos al final de esta etapa que nos ha dado un respiro en cuanto a desniveles  y nos ha ofrecido lugares difícil de olvidar.

La situación del albergue es inmejorable, en pleno casco histórico al lado de la iglesia de Ntra. Señora de los Ángeles con una visión impresionante del pueblo y los Picos de Europa al fondo. (Albergue El Galeón c/Alta 12, 44 plazas. Precio 5 €).  

01/07/2010  Sexta etapa:  S. Vicente de la Barquera – La Isla (Colunga)  91 Km. 6,21 h. p.r.

Salimos de San Vicente por el barrio de Las Calzadas y la carretera de La Acebosa que va superando suaves lomas, pasando por Serdio, Pesués a Unquera final de Cantabria y comienzo de Asturias, famosa por sus corbatas (dulce de hojaldre) que no pudimos resistirnos a probarlas. Continuamos hacia Colombres y Llanes donde encontramos una buena tienda de bicis que aprovechamos para cambiar el eje trasero de la bici de Salva que le sigue haciendo un ruido infernal y yo ajustar el cambio de plato que falla.

Seguimos hasta Nueva, y haciendo honor a que ya estamos en Asturias nos comemos unas “Fabes”.  Con nuevas fuerzas y disfrutando del paisaje llegamos a Ribadesella atravesando el paseo marítimo, y saliendo por el puente del Sella por una bonita carretera vamos ascendiendo hacia Abeu, dejando a la izquierda el desvío que indica el Albergue de San Esteban de Leces. Continuamos en descenso hacia la playa de Vega, pasando por las calles empedradas de Vega entre los típicos hórreos asturianos,  con autentico sabor de pueblo de montaña a pesar de estar al lado del Mar.

En unos tres Km. llegamos a Berbes, recorriendo sus calles y tras cruzar la carretera, afrontar una fuerte rampa pavimentada con grandes losas de caliza que imitan las calzadas medievales. Continuando por senderos herbosos y prados que a pesar de obligarnos en algún tramo a echar pie a tierra, nos ofrece un gran espectáculo costero, destacando la playa del Arenal de Moris y la paya de la Espasa. Este tramo, sin duda el más bonito de la etapa, nos saca a la carretera de Colunga  cerca del desvío a la Isla, pequeño y señorial núcleo perteneciente al Concejo de Colunga. El Albergue, está situado en la parte alta, a las afueras, sobre un acantilado y muy tranquilo, por lo que nos apetece bajar a comprar algo de comida para cenar y el desayuno de mañana y disfrutar de este idílico rincón.

(Albergue municipal 28 plazas, cocina, lavadero. Amplio porche con mesas. Precio 5 €.)          

02/07/2010  Séptima etapa:   La Isla  –  Avilés  79 Km.  6,20 h.  p.r. 

Nos vamos alejando de La Isla por caminos vecinales que nos acercan a Colunga y por sinuosa carretera vamos ascendiendo a Priesca  donde destaca la iglesia de San Salvador. Iniciando una bajada por sendero estrecho  y técnico, continuando por caminos rurales hasta Sebrayo y Villaviciosa. A partir de aquí empiezan fuertes subidas, por lo que aprovechamos para almorzar. La salida de Villaviciosa pasa por la iglesia románica de Santa Maria a coger la carretera a Amandi “cruce de caminos”, Camino de Santiago y Camino a Covadonga, hay que vigilar las señales ya que las del Camino a Covadonga son también de color amarillo y nos pueden despistar con facilidad. Continuamos a Casquita donde encontramos un hito blanco con la concha  que indica a la izquierda Oviedo “Camino Primitivo” y recto Gijón “Camino del Norte”.

En Casquita empieza la subida a Niévares, punto de partida de la dura ascensión al Alto de la Cruz (440 m de desnivel). La opción ciclable transcurre por la carretera de montaña VV-9 hasta El Pedroso que gira a la izquierda por la VV-8. dentro de un gran bosque de robles, abedules y pinos, que poco a poco nos lleva a  culminar este duro puerto. Unos cuatro km. de bajada hasta Peón, para de nuevo afrontar otra dura subida al Alto del Curbiello. Las señales, nos meten por un rierol pedregoso y con agua,  empujando las bicis. Se nos hace durísimo e interminable y no termina la odisea ya que una vez superado, el sendero está totalmente tapado. Salva logra pasar tirando la bici por encima de la vegetación y yo soy un poco más afortunado gracias a la presencia de un grupo que estaba paseando, que me indica que no hay paso y me ayudan a pasar la bici por encima de una valla, no sin esfuerzo, a unos campos y llegar a donde se encontraba Salva. Nuestro cabreo con nosotros mismos es mayúsculo, cuando ya pasado el Alto, vemos que había una opción para bicis, siguiendo la carretera AS-331 que hemos cruzado para meternos en el sendero.

Llegamos a Gijón, las piernas piden descanso y paramos a comer. La salida de Gijon siguiendo las curiosas señales “conchas metálicas de color cobre” no ofrece ninguna duda, recorre el paseo de la playa de San Lorenzo y nos va sacando de la ciudad por el corredor industrial hasta el caserío de Poago, donde encontramos una nueva muestra de hospitalidad, en una valla colgados un bidón de agua y un cestito de fruta con un letrero en varios idiomas con la inscripción “Solo para peregrinos”. Buen lugar para ponerlo, ya que aquí empiezan las primeras rampas de ascenso al Monte Areo extensa masa forestal de eucaliptos y pinos, que con calma vamos superando hasta alcanzar una pista que llanea y por caminos rurales pasando por diferentes aldeas vamos descendiendo de este duro pero espectacular tramo hasta alcanzar la carretera AS-19, cambiando el paisaje rural por el siderúrgico, que en 10 Km. de mucho tráfico y además lloviendo, nos entra en Avilés, prácticamente en la puerta del Albergue.(Albergue Pedro Solís.  60 plazas. Precio 5 € ) 

Si las dos etapas anteriores nos dieron  un respiro, la de hoy nos ha puesto las pilas. Calculamos un desnivel de unos  1100 Km. Pero todavía nos quedan fuerzas para después de la deseada ducha y aprovechando que ha parado de llover pasear por el casco antiguo que ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico, bien merecido. Y terminar con un buen tapeo acompañado de sidra, colofón de esta dura jornada.

03/07/2010  Octava etapa:  Avilés – Luarca  83 Km.  5,56 h.  p.r.

Por la noche ha estado lloviendo. Salimos de Avilés chispeando, con niebla,  y tarda poco en llover más fuerte, por lo que decidimos hacer la etapa por carretera N-632. ya que los caminos estarán intransitables. Encontramos un tramo de la carretera cortada porque las lluvias se han llevado gran parte de ella, pero con las bicis podemos pasar sin dificultad ni peligro. La carretera transcurre por tramos boscosos muy agradables y núcleos pintorescos que merecen pararse un rato, como Cudillero pequeño pueblo pesquero en la hondonada que por suerte la lluvia nos dio un pequeño respiro y pudimos verlo con calma y ser testigos de una filmación que estaban realizando con la gente ataviada con los trajes típicos de pescadores, que rompía la tranquilidad del lugar pero daba un tono festivo.

Siguiendo la costa asturiana, y cada vez más mojados llegamos a Ballota, a pie de carretera vemos Restaurante Casa Fernando que hacen un 10 % de descuento a los peregrinos y sellan las credenciales. El descanso de la comida se agradece más que otros días a pesar de no estar tan cansados. Salir del acogedor ambiente del Restaurante y ponerse de nuevo el chubasquero, cuesta, pero hay que continuar. Por suerte la autovía ha desviado el tráfico de la carretera y se circula tranquilo. Vamos pasando kilómetros, atravesamos Cadavedo y continuamos hasta Almuña a 2 Km de Luarca donde se encuentra el Albergue. (Albergue de Almuña, situado en la cuneta de la AS-220, 42 plazas. Precio 5 €).

 El quitarse las bambas mojadas es un autentico placer, e inmediatamente les metemos papel de periódicos para absorber el agua.  Acabamos la jornada en el único Bar que hay abierto viendo el partido España-Paraguay correspondiente al mundial de futbol.

04/07/2010  Novena etapa:  Luarca – Mondoñedo  98 Km.  5,43 h.  p.r.       

Salimos del Albergue a la carretera nacional retrocediendo 1 Km. para coger el desvío que entra en Luarca por el Faro y la ermita de Ntra. Sra. de la Blanca, que nos lleva al puerto marinero, recordándonos  Cudillero, pero más grande y bullicioso. Hacemos unas fotos y continuamos, agotando los últimos kilómetros por tierras asturianas hasta llegar a Figueras y cruzar la Ria del Eo por el puente de los Santos, frontera natural entre Galicia y Asturias, que nos sitúa en Ribadeo, provincia de Lugo. El paso por la calzada está prohibido para ciclistas y peatones, por lo que han habilitado a ambos lados una estrecha pasarela entre la baranda que da a la ria y la valla que separa la  calzada, dada la longitud del puente  parece que no llegues nunca a la otra orilla.

Ya estamos en Galicia. Nos adentramos en las calles de Ribadeo y las señales desaparecen, después de varias vueltas desembocamos en la N-634 y la seguimos aunque no es el itinerario que marca la Guía encontramos señales (es la ruta que pasa por Barreiros). A la entrada de Barreiros vemos Bar Moderno, sede del Club Ciclista Barreiros, con Menú del Peregrino 10€. Entramos, estamos solos y el dueño se enrolla enseguida con nosotros, nos pide que le dejemos ojear la Guia, nos cuenta alguna batallita cicloturista y la comida se alarga agradablemente. Tras sellar la credencial le hago una foto con Salva, como recuerdo de este momento, y continuamos la marcha hacia Lourenzá y Mondoñedo.

Entramos en Mondoñedo por el puente medieval de San Paio, pasamos por la plaza de la Catedral de Santa Maria, no vemos las señales de Albergue y preguntamos a unos peregrinos que nos indican que tenemos que ir a la policía local a hacer la acreditación. Una vez hechos los tramites, nos dirigimos al Albergue situado en la parte alta, es bastante nuevo, espacioso, y se encuentra en una zona muy tranquila.(Albergue municipal administrado por la policía local. 40 plazas. Precio 5€. 

Pasear tranquilos por las calles de Mondoñedo y en especial por la plaza de la Catedral considerada como una de las plazas mejor conservada, elegante y hermosa del Camino del Norte, es de nuevo una inolvidable recompensa al esfuerzo realizado.

05/07/2010 Décima etapa:  Mondoñedo – Sobrado des Monxes  98 Km. 7,28 h. p.r.

Salimos de Mondoñedo en duro ascenso por la carretera de Os Muiños. A pesar del fuerte desnivel que supera, “100 m. hasta el collado de Barbeitas”, el bosque, las cruces de piedra en la cuneta, los hórreos envueltos por la niebla y el chirimiri que nos cae, nos envuelve en este típico paisaje tétrico de Galicia, y  sin darnos cuenta alcanzamos el collado, haciéndose más suave.

A partir de aquí el camino transcurre por pistas senderos y caminos vecinales, en un entorno rural que después de las dos etapas anteriores que el tiempo nos ha obligado a hacer en su mayoría por carretera, lo disfrutamos más. Hay que destacar Gontán, El antiguo Camino Real de Mondoñedo a Vilalba pasando por el puente medieval de Ponte Vella, Goiriz con su impresionante cementerio neogótico, Vilalba extenso núcleo que rompe la tranquilidad de las Aldeas que hemos pasado, Alba donde también destaca la decoración neogótica del cementerio.

A 13 Km. de Alba se encuentra Baamonde, es hora de descanso, comemos en el Restaurante Galicia un local pintoresco, decorado con objetos de cine y objetos antiguos, que combinan a la perfección con el dueño del local, con una poblada barba blanca, poeta y actor según dice, que va pasando por las mesas interesándose por los comensales, algunos parecen ya habituales. Si ayer disfrutamos en Barreiros, hoy no ha sido menos, la comida ha resultado muy agradable en todos los aspectos. Nos despedimos del poeta y de la mesa de al lado, y de nuevo a pedalear.

Salimos de Baamonde por una tranquila carretera local  y enseguida nos adentramos en el bosque por el puente gótico de San Alberte pasando por la capilla del mismo nombre, continuando por pistas que van atravesando la carretera local hasta Miraz pequeño pueblo con Albergue de 14 plazas, al que nos acercamos a sellar las credenciales. Al mismo tiempo llega un coche, son los ingleses que estaban comiendo junto a nosotros en el Restaurante y que son los hospitaleros del Albergue, bromeamos por la coincidencia, nos ofrecen agua,  y nos volvemos a despedir.

El trazado continúa por pista con  tramos muy curiosos de losas de granito que aunque no hay mucho desnivel, cuesta pedalear, es el antiguo Camino Real de Sobrado, que transcurre por la sierra de Vilaldar. Combinando pistas y pequeños tramos de carretera local  con algún repecho que otro, dentro de la reserva natural del lago de Sobrado, nos vamos acercando a la histórica población de Sobrado dos Monxes, donde destaca el monasterio cisterciense de Santa Maria convertido en parte como Albergue.

La entrada a las dependencias del albergue por el claustro del Monasterio,  las salas habilitadas como dormitorios, las duchas al lado de especie de pilas bautismales, transmite tranquilidad y te transportan a la Edad Media. Si no fuera por el constante movimiento de peregrinos a pie y en bici que van llegando, que en un segundo te devuelven a la vida real.

El encanto del lugar y la proximidad a Santiago (62,5 Km) hacen del mismo parada obligatoria. Según la Guia tiene una capacidad de 44 plazas  pero tal como llegaba gente habilitaban alguna sala, seguro que pernoctamos muchos más, por si acaso conviene no llegar muy tarde. El precio es de 5€ y cierran a las 22 h. con puntualidad cisterciense. Nosotros hicimos amistad  con un grupo de peregrinos y charrando se nos hizo la hora sin darnos cuenta, llegando cuando el fraile de turno empezaba a apagar luces.

06/07/2010  Undécima etapa:  Sobrado dos Monxes – Negreira  85 Km. 6,26 h. p.r.  

Nos despedimos de la agradable estancia en Sobrado para recorrer por tranquilos caminos y pequeñas aldeas, los últimos kilómetros del Camino del Norte, hasta Arzúa (23,5Km) donde se conecta con el Camino Francés y se convierte en un auténtica romería. Los grupos son tan densos que circular con la bici es muy incomodo, por lo que algún tramo lo hacemos por carretera. Tras la duras rampas del tramo de Lavacolla, seguimos el sendero que bordea el aeropuerto y llegamos al Monte do Gozo, subiendo hasta su cima donde se encuentra una escultura dedicada al peregrino y a sus pies la ermita de San Marcos, aprovechamos para descansar un poco y sellar las credenciales. Continuando por una empinada carretera a la derecha de la ermita, descendemos hacia el extrarradio de Santiago divisando al fondo la Catedral, vamos entrando por sus calles hasta la plaza del Obradoiro.

Hacemos la foto obligada ante la Catedral, prueba de nuestra llegada a Santiago y continuamos hacia Negreira. La salida es rápida y fácil y de nuevo encontramos la tranquilidad. El Camino se hace muy duro por firme muy pedregoso y bastante técnico, sin ningún vestigio de población excepto algunos letreros que vamos viendo indicando Alto do Vento Menú, y que no llega nunca. Al fin, un delicado descenso nos lleva a la carretera, es el Alto do Vento y enfrente el Restaurante nos llama a gritos. El esfuerzo se ve compensado por unas riquísimas croquetas y un excelente guisado de pulpo con el correspondiente vinillo y cafecitos, que nos da fuerza para afrontar lo que nos espera.

Si la mañana ha sido dura lo que nos queda hasta Negreira se nos hace infernal, transcurre al principio siguiendo la misma tónica de camino pedregoso combinando con tramos de carretera local con fuertes rampas, que el calor, los efectos de la comida y las piernas que ya están al máximo de su rendimiento, hacen un sufrimiento cada pedalada, pero la moral continua y el destino nos ofrece una esplendida fuente donde nos refrescamos y nos relajamos un rato charrando con una peregrina italiana a la que hemos saludado a la salida de Santiago y viene muy descansada mientras a nosotros nos cuesta respirar. Nos comenta que está estudiando en Santiago y que ha empezado hoy a hacer el Camino a Fisterra, ahora lo entendemos.

El descanso nos ha ido bien y continuamos hacia Negreira, destacando el paso por  Ponte Maceira pequeño pueblo perteneciente al Concello de Negreira con el espectacular puente medieval de finales del siglo XIV que atraviesa el río Tambre, las casas de piedra, un señorial Pazo y los molinos rehabilitados en la orilla del rio. Lo plasmamos en imágenes y seguimos disfrutando del entorno. Pasamos por Barca, Chancela,  y  por fin entramos en Negreira, seguimos las señales hasta el Albergue que se encuentra a las afueras, solo tiene  capacidad para 20 plazas y nos indican que está lleno (La Xunta no permite hospedar en los Albergues más de su capacidad). Suponemos que debe ser bastante habitual esta situación, por que se han abierto dos Albergues privados. Nosotros nos hospedamos en el Albergue LUA Avda. de Santiago, 22 en el mismo centro, 40 plazas. Precio 9€, espacioso,  limpio, y un trato muy amable por parte de la hospitalera Pilar.

Al descargar las bicis, Salva que venia notando algo extraño al frenar, descubre una considerable raja en la llanta delantera, al ser frenos de zapata, es bastante arriesgado circular ya que en cualquier momento se puede clavar y provocar una caída. Por lo que no se atreve a continuar, sugiriendo que continúe yo solo hasta Fisterra, ya que él ya ha llegado cuando realizó el Camino Francés. De momento tenemos tiempo para decidirlo, ahora aprovechamos para visitar Negreira y saborear unas riquísimas empanadas caseras en un Bar de los que quedan pocos, el patio de una casa, un pequeño mostrador, tres mesas, ambiente de vecindario, donde parece que el tiempo se ha parado.

07/07/2010 Duodécima etapa:  Negreira  – Cabo de Fisterra  73,50 Km.  5,24 h. p.r.  

Decidimos que Salva se vuelve a Santiago donde intentará alquilar un coche y me recogerá en Fisterra. La Pilar le acompañará a la parada del autobús, me despido de los dos e inicio esta última etapa en solitario. La ruta transcurre por caminos que van evitando la carretera en constantes subidas y bajadas más suaves que las de ayer, hasta Olveiroa. Pasado Olveiroa se afrontan una serie de rampas duras hasta Hospital donde se encuentra el desvío a Fisterra a la izquierda y a Muxia a la derecha. A partir de aquí hay un tramo de camino muy pedregoso, hasta unas pistas de tierra en mejor estado que van carenando hasta descender a Cee para reencontrarte de nuevo con el Mar.

Pasar Cee es un poco caótico, las señales no son fáciles de seguir y al final sigo por carretera a Corcubión donde de nuevo aparecen las señales que van evitando  algún tramo de carretera. Me suena el móvil, es Salva que ya está en Fisterra, ha alquilado un coche y me espera en la puerta del Albergue. Me quedan pocos kilómetros, pero se hacen interminables. Por fin entro en Fisterra, me dirijo hacia el  Albergue. Me reencuentro con Salva y paso a poner el sello más deseado “Fin da Ruta Xacobea”. 

Ahora ya solo quedan los 3,5 Km. hasta el Cabo, que verdaderamente parece que sea el fin del mundo y no alcances nunca el pilón del Km. 0. Salva ha llegado antes y más descansado con el coche aunque su deseo a igual que el mío hubiera sido llegar los dos pedaleando, pero estamos muy contentos de haber conseguido el objetivo. Regresamos al puerto donde nos espera la celebración con unas riquisimas navajas, pescado, ribeiro, de esta nueva aventura que exceptuando los percances mecánicos, ha sido una gozada, y no ha defraudado las perspectivas que teníamos.

Regreso: Con el coche alquilado hasta Irún donde cogemos nuestro coche hasta Barcelona.

José Luis Sancenón – Salvador Trujillo

Ver galería de fotos

Vía de la Plata o Camino Mozárabe

De Sevilla a Santiago de Compostela

Septiembre 2008

BREVE HISTORIA

La “Vía de la Plata”, es la antigua calzada romana que enlazaba la ciudad de Mérida con Astorga, se comenzó a construir a mediados del siglo II a.C. se fue manteniendo y consolidando como  gran vía de comunicación, llegando a prolongarse por el sur hasta Hispalis (Sevilla). El trayecto estaba marcado en millas romanas (1.468 m), con hitos de piedra llamados miliarios, a lo largo del camino se construyeron las paradas conocidas como mansio, situadas a 25 millas romanas (unos 35 Km) unas de otras. Durante el recorrido podemos ver resto de estos miliarios, así como tramos de la calzada, puentes y vestigios como la ciudad romana de Cáparra con su impresionante Arco.

Hay muchas interpretaciones sobre el nombre de esta calzada romana a través de los tiempos, conservando en la actualidad el usado por los árabes “Vía de la Plata”, que proviene del término balata, que significa enlosar.

Desde la Edad Media y tras la aparición de la tumba del Apóstol Santiago, la Vía de la Plata fue utilizada por los cristianos que, desde el sur peninsular, peregrinaban por este Camino Mozárabe hasta Santiago de Compostela. A partir del siglo XIII también se empleará el recorrido para la trashumancia de los rebaños que buscaban los pastos del sur en invierno.

La actual ruta conocida como Vía de la Plata o Camino Mozárabe, se suele empezar en Sevilla, pero también se puede acceder hasta Mérida (tronco común) desde Granada y Córdoba. En Granja de Moreruela la ruta se bifurca en dos caminos alternativos: a) el que sigue la antigua vía romana hasta Astorga donde se une al Camino Francés, y b) el que se desvía hacia el noroeste accediendo a Santiago por La Puebla de Sanabria y Ourense (Camino Sanabrés), que en La Gudiña presenta dos variantes: a) la que pasa por Verin, Ginzo de Limía y Allariz, de unos 100 Km., según referencias con más carretera y no tan bien señalizada, y b) la que pasa por Laza, Vilar de Barrio y Xunqueira de Ambía de 80 Km. que es la que hicimos nosotros. 

PRELIMINARES

Hace tiempo que me rondaba hacer el Camino de Santiago, pero no me seducía hacerlo por la ruta del Camino Francés por su saturación. Por lo que, cuando Salva me propuso hacerlo por la Vía de la Plata, cambié planes y le pusimos fecha, saldriamos en avión a Sevilla el 3 de Septiembre y regresar como máximo el 18 de Septiembre, final de sus vacaciones.

Pasan los días y se acerca el momento, el 1 de septiembre regreso a Barcelona y me reuno con Salva, que me ayuda a embalar la bici con papel de burbujas, ya que es un experto, él ya la tiene embalada.  Repasamos la lista del equipaje, factor muy importante, ya que el peso puede condicionar el terminar o no la ruta, o hacerla agradable o penosa, como pudimos comprobar en otros bicigrinos. Nosotros llevábamos una bolsa de la marca Trek con dos bolsillos laterales que se desplegan y se convierten en pequeñas alforjas muy estrechas, que no desequilibran y en caso de senderos con vegetación no molestan.

Hay que prescindir de saco de dormir, lo ideal es un saco-sábana,  toalla (son ideales las llamadas de viaje o natación que plegadas hacen menos de un palmo), un equipo de ciclista completo para recambio, “manguitos”, chubasquero, pantalón largo (que no sea vaquero porque abulta mucho), “pantalón fino corto”, camiseta manga larga, camiseta manga corta (las técnicas se secan muy rápido puedes llevar una o dos), dos o tres calzoncillos, en verano va bien un bañador (que si es de tipo bermudas puede sustiuir al pantalón corto), ya que si hace mucho calor un bañito en la piscina o el rio va bien , tres pares de calcetines, aseo personal y un poco de botiquín, klynex, unas chanclas que nos sirvan para el baño y pequeños paseos, una pequeña linterna o frontal, navaja (si es multihusos mejor), herramientas y dos cámaras.

Comentamos el itinerario, que Salva ya lo conoce, porque lo hizo en el año 2002, y en base a su experiencia, hemos planificado hacerlo en 13 etapas. que te permite no ir a saco y gozar del patrimonio histórico, artístico, etnográfico, cultural y natural que nos ofrece. Las etapas aunque hemos puesto inicio y final es meramente orientativo, ya que dependerá de como encontremos los caminos, las fuerzas, y factores ajenos que no puedes prevenir. Lo que si hemos planificado es que las etapas con final en Mérida, Salamanca y Zamora, las haremos más cortas, para tener la tarde libre y poder visitarlas con tranquilidad. 

El día 2 de septiembre, se hace largo, es mi primera experiencia en un recorrido de tantos días y kilometros y sin remediarlo te salta la duda de sí aguantarás,  estoy un poco nervioso. Repaso que no se me olvide nada y le recuerdo a mi hija Mireia que se ha prestado a llevarnos al Aeropuerto, que he quedado en pasar a recoger a Salva sobre las 4,45 h. de la mañana , quedando con ella a las 4,30 h.

EL VIAJE

Viajamos con Vueling, en un vuelo que sale a las 6,25 h. y llega sobre las 8 h. a Sevilla, lo que nos permitirá iniciar la primera etapa hoy mismo, aunque nos obligue a madrugar un poco. Suena el despertador a las 4 h. y tal como habíamos quedado me reuno con mi hija a las 4,30 h. cargamos la bici y pasamos a recoger a Salva, a estas horas las Rondas son una maravilla y llegamos sin problemas al Aeropuerto, nos despedimos de Mireia, agradeciéndole el sacrificio que ha hecho, y nos dirigimos al mostrador de facturación. Vamos con la mosca trás la oreja por algunos comentarios que nos han hecho, y se confirma, las bicicletas se considera material deportivo y se ha de pagar 30 € por cada una, le comentamos que al sacar los billetes por Internet habíamos pagado 10 € de facturación como maleta que era la opción que figuraba, por lo que lo normal era que pagaramos la diferencia, trás la consulta telefonica, se reafirma en que se ha de pagar en el aeropuerto los 30 € y que tenemos a nuestra disposición hojas de reclamación. Con resignación y el cabreo correspondiente facturamos y rellenamos la hoja de reclamación.

“Al regreso a Barcelona nos han contestado, que no corresponde la reclamación ya que está especificado en las condiciones de transporte. Efectivamente, te has de leer todos los apartados cuando lo correcto sería ponerlo en la tramitación de la reserva”. . Que sirva de aviso para futuros viajeros.

LAS ETAPAS

No pretendemos que el relato de las etapas sea técnico: perfiles, desniveles, detalle Km. a Km. del recorrido etc. ya que existen diferentes Guías y páginas web que cubren esta información ampliamente. Nos centraremos en algunos detalles que creemos de interés y sobre todo en el aspecto humano, ya que el Camino de Santiago, bien se le puede llamar el Camino de la Diversidad.

03/09/2008.- 1ª etapa  SEVILLA – ALMADÉN DE LA PLATA

  • Recorrido: 69,97 km. + 12 km. del Aeropuerto a Sevilla. 
  • Tiempo de pedaleo: 6,25 h.

Llegamos a la hora indicada al Aeropuerto, desembalamos y montamos las bicis que no han sufrido ningún deteriodo, nos uniformamos y para Sevilla, el trayecto por la Autovia se hace bien a pesar de la circulación. Entramos a Sevilla y vamos hacia la Catedral con la intención de sellar las Credenciales que hemos obtenido en Barcelona. Nos indican que se sellan en la Capellaria a partir de las 11 h., un sevillano se acerca y nos pregunta si vamos a hacer el camino, conversamos un rato con él y le pedimos que nos haga la foto de rigor, preguntamos en la oficina de turismo si sellan y nos dicen  que no, hay que esperar a las once, aprovechamos para almorzar y a la hora en punto de nuevo en la Catedral, sellamos. Salimos a la Avda. de la Constitución y a unos 100 m. nos desviamos a la izquierda por la c/G. de Vinuesa, siguiendo las señales (flechas amarillas, que hay que vigilar, ya que se encuentran en señales de tráfico, postes, bordillos…, algunas un poco borrosas), cruzamos el puente de Triana y llegamos a unas escaleras que hay que subir desembocando en la carretera que va a Huelva, atravesamos el puente sobre el Gualdaquivir. A la salida del puente para ir a Santiponce hay dos alternativas, recto por Camas, que nadie lo aconseja, o directamente descendiendo un pequeño desnivel a la derecha para coger una pista de tierra en buenas condiciones, que es la que seguimos.

Pasado Santiponce, a la altura de Guillena nos encontramos con otro bicigrino que parece que lleve la casa encima, nos saludamos, es de Girona, se llama Jordi y se une a nosotros. El tramo de Guillena a Castilblanco de los Arroyos se hace duro, en particular por el terreno muy arenoso con grandes surcos y piedra suelta. Una curiosa rotonda con un olivo y figuras de cigüeñas nos dá la bienvenida a Castilblanco, preguntamos al primer coche que vemos, donde podemos comer, nos indica a pocos metros el restaurante “Hospedería de la Plata” que es suyo. El local es amplio, fresquito, la comida está muy bien y el trato exquisito.  Trás el relax de la comida, el contacto de nuevo con el sol  es duro, pero hay que seguir, hacemos 16 Km. por carretera  y llegamos a la entrada del parque forestal El Berrocal, aquí hay dos opciones seguir por la carreterra hasta Almadén o atravesar el parque. Jordi decide seguir por la carretera y nosotros nos adentramos en el parque, aunque más duro merece la pena,  entre robles y un trazado agradable. Ya al otro extremo del parque nos encontramos al pie del Cerro del Calvario, dura pendiente que hace honor a su nombre, lo subimos a pie, y resoplando contemplamos la visión majestuosa que nos ofrece. De todo lo que hemos hecho y del blanco pueblo de Almadén de la Plata, que lo tenemos a nuestros pies, la bajada es corta pero en mal estado, con cuidado descendemos y entramos en el pueblo.

Preguntamos por el Albergue situado en la parte alta del pueblo ( El Albergue es municipal cuesta 5 €, tiene un patio para dejar las bicis). La Manuela, que es la hospitalera, no está, ha dejado una nota con una dirección muy  cerca del Albergue, nos acercamos y nos dicen que sobre las ocho vendrá. Elegimos dos literas, nos duchamos y dejamos una nota con nuestros nombres y los diez euros en un cajón,  damos un paseo por el pueblo, típicamente andaluz con sus casas alineadas todas blancas, aprovechamos para comprar un zumo y pasta para el desayuno, un poco de tapeo y volvemos al Albergue donde nos espera la Manuela con la que conversamos un rato. Apetece tomar la fresca y salimos a la calle junto con un gallego y un brasileño, que están haciendo el camino a pie, comentando algunas anécdotas, la situación política de Brasil y otros temas, una velada agradable que tenemos que cortar porque esto acaba de empezar, mañana hay que continuar y la cama nos espera. 

04/09/2008.- 2ª etapa  ALMADÉN DE LA PLATA – ZAFRA

  • Recorrido: 83,78 Km.
  • Tiempo de pedaleo: 6,45 h. 

Como será la tónica de cada jornada, nos levantamos a las 7 h. desayunamos y a las 8 h. nos ponemos en marcha, ya somos tres ya que Jordi decide seguir el Camino con nosotros. Salimos del pueblo y de inmediato nos introducimos en la finca ARROYO MATEOS (este tramo estuvo cerrado un tiempo, pero ahora ya se puede pasar aunque han variado el trazado original). El camino es muy arenoso y duro, se complica con las obras que están realizando de canalización de agua a Real de la Jara, a pesar de la dureza  saboreamos la grandeza de la Dehesa. Sobre las 10 h. llegamos a Real de la Jara, donde almorzamos, pasamos por el castillo de Real y continuamos hacia Monesterio y Fuente de Cantos, abandonando la provincia de Sevilla y  entrando en la provincia de Badajoz. El camino con constantes subidas y bajadas pero en buen estado ( pista ancha), se hace agradable aunque el paisaje ya ha cambiado, más abierto y pelado, a igual que en la etapa anterior seguimos encontrando vallados para el ganado que hemos de abrir y cerrar. Llegamos a Fuentes de Cantos a la hora de comer, no vemos ningún Bar ni Retaurante, preguntamos y nos indican que están al lado de la carretera nacional, aconsejándonos el restaurante “EL GATO”. Lo encontramos y verdaderamente nos han aconsejado bien, buena comida, buen precio, un trato muy agradable, nos invitaron a café y nos llenaron los bidones con agua fresquita, no se puede pedir más (lo aconsejamos).

De nuevo en ruta hacia Zafra, entre campos de cultivo nos acercamos a sus inmediaciones. Al llegar a la vía del tren se ha de girar hacia la izquierda, las flechas no están muy visibles, por lo que es fácil despistarse. Entramos en una estación abandonada que está cerrada y cuesta encontrar un hueco en un lateral que te lleva a las vías,  se han de cruzar y ya estás dentro de la población. Para llegar al Albergue está muy indicado, ubicado en el antiguo convento restaurado de San Francisco, pertenece a la red de Albergues turísticos “Alba Plata”, habitaciones de seis literas con sábanas y mantas, duchas y aseos dentro, patio para dejar las bicis… (10 € la estancia y 2 € el desayuno si se desea). Situado en el centro muy próximo al casco antiguo.

Zafra considerada la capital del sur de Extremadura,  uno de los municipios más grandes de la provincia de Badajoz, bien merece una visita. Así que trás asearnos y descansar un poco iniciamos el paseo por sus calles, que a diferencia de la tranquilidad de los pueblos que hemos ido dejando atrás, aquí es palpable el bullicio de una pequeña ciudad. Pasamos por una farmacia que su fachada es digna de fotografiar, nos acercamos a la plaza Grande, que junto a la plaza Chica con la que se comunica y en la que se conserva incrustada en una de sus columnas, la vieja vara de medir. Son el centro historico y punto de encuentro, que bien merece unas claritas en una de sus terrazas.  Seguimos nuestro paseo, para terminar en las proximidades del Albergue degustando unas tapitas de cazón y chocos con el correspondiente tinto de verano.

Al llegar al Albergue nos preguntan si somos los de las bicis, indicándonos que dos tienen una rueda  pinchada, efectivamente son las de Salva y Jordi, ya tenemos trabajo para mañana.  Nos enseña el patio de columnas con pozo incluido donde tienen un pequeño Bar, un rincón que se respira tranquilidad.  Mientras Salva se enrrolla con otro peregrino gallego yo aprovecho para tomar nota de lo acontecido en esta segunda jornada.

05/09/2008.- 3ª etapa  ZAFRA – MÉRIDA

  • Recorrido: 66,21 Km.
  • Horario pedaleo: 4,14 h.

Jordi perdió la credencial de peregrino y la Guia en Almadén de la Plata , al llegar a Zafra y comentarlo en el Albergue, nos dieron el teléfono de Diego Muñoz de “Amigos del Camino”, que reside en Los Santos de Maimona a 5 Km. de Zafra primer pueblo de esta etapa, por si el podría hacérsela. Contactó con él quedando en pasarnos hoy por el colegio en que trabaja a recogerla. Así que arreglamos los pinchazos y salimos de Zafra pasando por la Torre de San Francisco a coger una pista entre casas y pinares que nos lleva a Los Santos. Es temprano, llamamos a Diego y casi lo sacamos de la cama, hacemos un poco de tiempo y aprovechamos para entrar en la Biblioteca del Ayuntamiento.  Está cerrada al público pero  la bibliotecaria que nos atiende muy amablemente, nos sella las credenciales de Salva y mía. Nos acercamos al colegio y esperamos un poco hasta que llegue Diego, le hace la credencial a Jordi, charlamos sobre el camino y sobre la problemática que hay a raiz de la instalación de una refinería en el término de Los Santos.  Como ocurre en la mayoría de estos casos, hay un segmento de la población que se opone por el impacto medio-ambiental que supone,  han creado una plataforma en contra de su implantación de la cual Diego forma parte activa. Por otra parte otros opinan que puede crear puestos de trabajo y beneficiar a los pueblos del entorno. La charla es interesante pero el tiempo pasa y aunque esta etapa es corta no nos podemos fiar, nos despedimos agradeciéndole su interés y deseándole suerte, retrocedemos para retomar el camino.

Le recordamos cuando pasamos por unas pintadas en el lugar donde quieren instalar la refinería, las pistas son muy buenas y pronto alcanzamos Villafranca de los Barros pasando por viñedos donde ya están empezando a vendimiar. A partir de Torremejía la pista es muy ancha con gravilla que nos permite ir rápidos. Entramos en Merida por el puente romano, giramos a la izquierda por la orilla del Guadiana y a las 14,15 estamos en el Albergue, está cerrado hasta las 14,30 h. Esperamos un rato, llega Juan el hospitalero, todo un personaje, está bastante lleno, buscamos tres literas y dejamos las bicis en el mismo dormitorio ya que no hay otro sitio para dejarlas, pagamos los 6 € que cuesta y nos vamos a comer a la cafetería ROMA en la misma Avenida no muy lejos del Albergue.

El Albergue “Molino de Pancaliente”, es un antiguo molino de pan a la orilla del Guadiana que han rehabilitado, de ahí su nombre, el edificio es muy majo y el entorno dentro de un parque con la vista del puente Lusitania de Santiago Calatrava es idílica. Lastima que los servicios no acompañen ya que trátandose de una parada  casí obligatoria para todos peregrinos, resulta pequeño, solo tiene dos duchas y la cocina pequeñesima, esto puede ser perdonable porque el edificio no dé para más y es de agradecer a la Asociación de “Amigos del Camino” el trabajo que han hecho, pero lo lamentable es que esté descuidado.

Tenemos toda la tarde para visitar Mérida, reconocida como Patrimonio de la Humanidad, por su riqueza arqueológica. Pasamos primero por Correos porque Jordi decide facturar parte del equipaje, pero está cerrado por las tardes ya que son las fiestas (hoy es el último día) así que lo tendrá que hacer mañana. Pasear por Mérida es como estar en un Museo al aire libre, cualquier rincón te sorprende: El puente romano, las murallas de la Alcazaba, el Arco de Trajano el Acueducto de los Milagros…….Sin darnos cuenta se hace de noche y buscamos un Bar tranquilo, unas tapitas y al Albergue que cierra a las nueve. Juan ha dejado las llaves a otros bicigrinos  y nos los encontramos en la puerta, les hacemos un rato  compañia y a dormir. Durante la noche oimos llover, esperemos que no continue mañana.

06/09/2008.- 4ª etapa  MÉRIDA – CASAR DE CÁCERES

  • Recorrido: 93,60 Km.
  • Tiempo de pedaleo: 6,43 h.

La lluvia ha parado pero el cielo está tapado, nos despedimos de Jordi que se queda a esperar que abran correos para facturar  el equipaje, nos iremos comunicando para quedar en algún punto de encuentro. La mañana es fresquita, pasamos por el recinto ferial que están desmontando y por el Acueducto de Los Milagros que ayer no pudimos ver. Llegamos a un laberinto de carreteras que nos despista un poco, hasta que encontramos el camino que indica al embalse de PROSERPINA, la presa del embalse, obra de ingeniería romana de mas de 2000 años, bien  merece la pena pararse un poco para contemplarla. Hay un pescador que ha pescado un lucio pero se le ha enredado en el muro y no puede recuperarlo, Salva le ayuda y con una rama consiguen sacarlo, es un buen ejemplar que plasmamos en la digital para recuerdo de esta simpática anécdota. 

El día se va despejando y los colores de la dehesa reviven, observamos a los famosos cerdos ibéricos y nos acercamos a  Aljucén. Adentrandonos en el Parque Natural de Cornalvo entre encinas y alcornoques, vemos atravesar el camino a alguna liebre, hay que vigilar en algún cruce y guiarse por la flechas amarillas. Salimos del Parque y llegamos a Alcuéscar, acercándonos al Albergue  Convento “Casa de Beneficencia de los Esclavos de Maria y de los pobres” (donativo), donde nos llenan los bidones y sellamos (es un Albergue a tener en cuenta si se puede hacer coincidir el final de etapa), nuestro objetivo hoy es Casar de Cáceres, así que continuamos.

Un pequeño puente romano sobre el rio Ayuela nos dá la entrada a Casas de Don Antonio, a partir de aquí empezamos a encontrar vestigios de la grandeza de la Vía de la Plata. Un primer miliario, un segundo, llamado miliario-correo por el orificio que tiene, y que actualmente los peregrinos dejan sus notas como testimonio de su paso. Dejamos a la derecha otro puente romano con un poco de calzada y llegamos a Aldea del Cano te has de desviar 1 Km. del camino, llamamos a Jordi y nos dice que se encuentra a pocos Km., le esperamos y nos acercamos a Aldea del Cano. Mientras comemos nos comenta que ha facturado 8,5 kg. de peso, ya se nota por el ritmo al que ha venido, aún así nosotros le seguimos viendo muy cargado.

Retomando el camino contemplamos un pozo de agua con abrevadero de granito para el ganado, pasamos por el puente romano de la Mocha que nos acerca a Valdesalor. A la salida de Valdesalor nos encontramos con un escocés ataviado con la falda escocesa que realiza el recorrido de Estaca de Bares a Tarifa,  y que días antes habíamos visto por la tele en un reportaje, habla un castellano perfecto y hacemos una charradita, nos dice que viene de Casar de Cáceres, que nos preparemos porque están de fiestas.

Alcanzamos Cáceres, considerada también “Patrimonio de la Humanidad”, hacemos un recorrido turístico con la bici, desde la plaza Mayor por el casco histórico y verdaderamente merece una visita más tranquila, pero es media tarde y hemos de seguir. Llegamos a Casar de Cáceres por carretera entrando por un amplio paseo invadido por las casetas feriales. Al final del paseo un grupo con cubatas en mano, nos paran y nos ofrecen un trago, tal como van no nos atrevemos a rechazarlo. Continuando recto llegamos a la plaza del Ayuntamiento donde se encuentra el Albergue, hay que subir unas escaleras y dejamos las bicis en un cuarto con material de limpieza, saludamos a un chico de tarragona, una chica y un señor alemanes, seremos seis (Es municipal y gratuito). Elegimos literas, nos aseamos y nos acercamos al Restaurante Cafeteria MAJUCA situado a pocos metros, que son los responsables del Albergue, nos registramos y sellamos las credenciales. La chica de la barra ha vivido en Barcelona y nos enrollamos un rato, nos  comenta que nos hemos librado de no poder dormir ya que ayer la fiesta se hizo en la plaza y hoy será en la zona de feria que hemos pasado. Nos despedimos y continuamos el paseo por el pueblo haciendo tiempo para la cena en pleno ambiente festivo.

07/09/2008.- 5ª etapa  CASAR DE CÁCERES  –  OLIVA DE PLASENCIA

  • Recorrido: 98,12 Km.
  • Tiempo de pedaleo: 6,58 h,

La noche no ha sido tan grave como pintaba, el bullicio de las fiestas no ha llegado al Albergue y el reloj del Ayuntamiento que nos habían dicho que daba todas las horas, a partir de las 12 ha dejado de darlas y hemos dormido de un tirón. Salimos del pueblo por la calle de la plaza (indicación Vía de la Plata) en bajada, a encontrar un pista ancha que nos conduce a lo alto de una Meseta , pasaremos por un tramo con varios miliarios y pronto veremos a lo lejos el Embalse de Alcántara (rio Tajo), desembocamos en la carretera que seguiremos unos Km. y antes de llegar al Embalse , giramos bruscamente a la derecha por una pista  muy pedregosa y pendiente que nos coge por sorpresa pero que nos ofrece una bella panorámica. Alcanzando una Meseta árida y desarbolada, pasamos entre toros y llegamos al desvio de Cañaveral donde hay un cubo informativo junto a un pilón de señalización con el arco de Cáparra grabado, con lineas amarillas, que indican la dirección a seguir, propios de toda esta Zona de Extremadura. Continuamos hacia Grimaldo.

Hacemos una pequeña parada en Grimaldo, encontrándonos con un peregrino que nos indica que para ir a Galisteo hay dos alternativas, para hacerlo con bici nos aconseja que vayamos por la zona del canal por el pueblo de Riolobos, también nos indica que han abierto un Albergue “Alba Plata” en Oliva de Plasencia que está muy bien. Le hacemos caso  y efectivamente el camino es muy cómodo, pasando por campos de cultivo, secaderos de hojas de tabaco…llegamos a Galisteo precioso pueblo amurallado. A la entrada nos cruzamos con dos caballistas que les preguntamos un sitio para comer, indicándonos el “Bar Las Brasas”, a pesar de ser domingo no hay mucha gente, probamos el famoso Secreto Ibérico y otros platos típicos como la Morcilla Patatera, hay que gozar también de la riqueza gastronómica de la ruta.

No podemos irnos de Galisteo sin dar una vuelta por el interior de sus murallas construidas con argamasa y cantos rodados que le dá un aspecto inusual, la visita es de obligado cumplimiento. Salimos del pueblo por un puente medieval que cruza el río Jerte, hay una chumbera y Salva no puede contenerse, con destreza pela un higo chumbo y lo probamos, está riquísimo. A llegar a Carcaboso que en principio habíamos planificado como fin de etapa, es pronto, y decidimos llegar a Oliva de Plasencia, el camino transcurre por unas amplísimas praderas para meterse en una finca atravesando una dehesa preciosa con un sendero muy marcado, es uno de los tramos más bonitos. Llegamos a la entrada de la finca Venta Quemada y nos desviamos de la ruta, girando  a la derecha por carretera 6 Km. hasta Oliva de Plasencia. Buscamos el Albergue y llamamos a la Mónica, que lo regenta, para decirle que hemos llegado, tal como quedamos desde Carcaboso (nos ha sido útil, la lista que traemos de los Albergues de la Red Alba Plata de Extremadura). Viene enseguida, nos enseña la habitación, nos pregunta que si queremos cenar ella nos la puede hacer a las nueve, le decimos que sí y nos dá las llaves, estamos solos. (Albergue Turístico Vía de la Plata tel: 927454775, cuesta 15 € con desayuno, cenar 8 €, casa de pueblo restaurada).

Visitamos el pueblo, descansamos un poco y se hace la hora de la cena, mientras cenamos la Mónica nos explica que había vivido muchos años en Barcelona en el barrio del Carmelo, hemos sido casi vecinos, ya son dos ejemplos junto con la chica de Casar, del flujo de emigración a Catalunya que por unas causas u otras regresan al lugar de origen. Hablamos de su vivencia en Barcelona de su vida actual de la familia etc.Transcurre el tiempo y se ha de marchar, nos indica donde tenemos pastas, café, leche, cola-cao.. para que nos preparemos el desayuno, cuando nos marchemos le dejemos las llaves encima de la mesa, y nos despedimos.

08/09/2008.- 6ª etapa  OLIVA DE PLASENCIA – FUENTERROBLE DE SALVATIERRA

  • Recorrido: 78,02 Km.
  • Tiempo de pedaleo: 6,05 h.

Nos preparamos tranquilamente el desayuno y retrocedemos los 6 Km. a la finca Venta Quemada. Es el único inconveniente de este Albergue, en bici no supone un gran esfuerzo pero para hacerlo a pie sí. Hay un recorrido alternativo, saliendo del pueblo por la carretera a pocos metros indica finca Los Baldios y en 5 km. llegas al Arco de Cáparra, pero no es tan bonito.

El camino continua por la dehesa y nos encontramos con el impresionante Arco de Cáparra y las ruinas de la ciudad romana, merece la pena detenerse un rato, hay un centro de interpretación (museo) a unos 200 m. del Arco pero lo encontramos cerrado. Continuamos por la pista, pasaremos un pequeño arroyo,  un tramo de calzada romana y entramos en Aldeanueva del  Camino que están en fiestas, nos reciben los cabezudos con el bullicio de los peques, paramos en la plaza donde tomamos unos churritos y retomamos la marcha, por carretera llegamos a Baños de Montemayor donde se inicia el ascenso del Puerto de Béjar. Jordi continua por la carretera, nosotros no nos queremos perder el subir por la calzada romana reconstruida (1,2 Km.), dura subida con pequeños escalones que dificultan el pedaleo pero es uno de los encantos de la etapa, conseguimos subirla sin bajarnos de la bici. La calzada desemboca en la carretera N-630, y vemos llegar a Jordi, seguimos por la carretera hasta Puerto de Béjar donde hacemos una parada en un bar con solera que es el patio de una casa, pedimos unos acuarius y nos sacan unos taquitos de tortilla recien hecha que nos repone del esfuerzo del puerto. Sellamos las  credenciales y seguimos ya en tierras de Castilla y León hacia Calzada de Béjar, una flecha amarilla de considerable tamaño y una placa en la pared de piedra de una casa, junto al anuncio  del Albergue Casa Rural “Alba -Soraya nos indica la dirección a seguir.

A la entrada de Calzada de Béjar a la izquierda del camino, vemos el Albergue y entramos, la verdad es que tanto el entorno como el edificio invitan a quedarse. Sale una señora que nos pregunta si vamos a hospedarnos, le decimos  que no y le preguntamos si podemos comer, nos dice que si podemos esperar un poco nos prepara algo. De tiempo vamos muy bien así que le decimos que sin problema que nos vendrá bien un buen rato de descanso, nos relajamos al sol y la espera se nos hace corta, damos cuenta de unos exquisitos macarrones, huevos fritos y bistec con tranquilidad, conversando con la señora y su marido.

Atravesamos el pueblo contemplando los floridos balcones de sus casas, el camino es muy cómodo, y a un ritmo tranquilo llegamos a media tarde a Fuenterroble de Salvatierra fin de la etapa. Al otro extremo del pueblo reconocible por una gran cruz y un peregrino pintado en la facha se encuentra el Albergue “Casa parroquial” del padre Blas, todo un personaje de esta ruta, que solo lo vimos un momento porque tenía que marchar a Salamanca a visitar una tía enferma,  nos hubiera gustado poder conocerlo un poco mas. Nos recibe Emilio” el hospitalero”, que es de Mataró, nos enseña el dormitorio y las duchas, nos dice que hay once peregrinos todos extranjeros y nosotros.  Como los restaurantes del pueblo están cerrados, ha propuesto que cenemos todos juntos, se encargan los alemanes. Uno de los alemanes nos llama y como puede nos dice que lo tienen todo comprado y organizado para once, le decimos que por nosotros no se preocupe.

Aprovechamos la tarde para comprar un poco de embutido para la cena, el desayuno de mañana y visitar la Iglesia de Santa Maria La Blanca a poca distancia del Albergue  y un pequeño parque temático de la Calzada, que hay junto a ella. Regresamos y al final cenamos todos juntos (La diversidad es total, una japonesa, una australiana, alemanes, holandeses y franceses). La cena resulta inolvidable, han preparado unos espaguetis con una salsa buenísima, una completa ensalada, ynosotros hemos aportado lo que hemos comprado, Emilio saca un chorizo ibérico y jamón, para ser que solo queríamos cenar un poco de embutido, hoy no nos faltan calorias. Recogemos la Mesa y poco a poco nos vamos retirando a dormir.

09/09/2008.- 7ª etapa  FUENTERROBLE DE SALVATIERRA – SALAMANCA

  • Recorrido: 50 Km.
  • Tiempo de pedaleo: 3,47 h.

Nos llevamos un buen recuerdo de la corta estancia en la Casa Parroquial del Padre Blas, a la salida hay una caja que pone “Donativos”, depositamos el nuestro y partimos hacia Salamanca. Hoy la etapa es corta para poder visitar con calma la ciudad, el camino sigue transcurriendo por la dehesa, a unos 12 Km. encontramos unas señales que indican: por la izquierda en duras rampas no cicables al pico Dueñas, es el itinerario a pie, y a la derecha el itinerario alternativo para bicis. El recorrido con pequeños desniveles es agradable y rápido y sin darnos cuenta llegamos a un alto donde han colocado una cruz de hierro amarilla y una placa explicativa del Camino Mózarabe, desde donde divisamos Salamanca.

Entramos a Salamanca por un parque a la orilla del rio Tormes que nos lleva al puente romano lo cruzamos y llegamos al Albergue a las 12,30. No se permite la entrada hasta las 16 h, pero podemos dejar las bicis, la hospitalera nos comenta que las calles están llenas de casetas donde podemos tomar alguna tapa, son las fiestas en honor a la Virgen de la Vega del 7 al 15 de Septiembre “vamos de fiesta en fiesta”. (El Albergue Municipal “Casa de la Calera”, está situado junto al Huerto de Calixto y Melibea, al lado de las Catedrales en un rincon muy tranquilo, cierran a las 10 de la noche, DONATIVO).

Vestidos de ciclistas, empezamos nuestra andadura por esta ciudad a igual que Cáceres y Mérida reconocida como “Patrimonio de la Humanidad”. Comemos en el Restaurante Gran Via y volvemos al Albergue a la hora indicada. Descansamos un rato y volvemos a pasear con más tranquilidad por la zona de las Catedrales; La Catedral Vieja, románica y de tipo fortaleza con almenas, la Catedral Nueva adosada a La Vieja, gótica, plateresa y barroca, la famosa Universidad con su fachada plateresca, en la que como buenos turistas, intentamos localizar la rana que simboliza la lujuria (pilastra derecha del primer cuerpo), la Plaza Mayor, la Casa de las Conchas etc. Se nota la hora y hay mucho más ambiente los chiringuitos de los bares en la calle se empiezan a llenar,  y se respira ambiente estudiantil. Ha merecido la pena dedicarle toda una tarde aunque sea insuficiente, para disfrutar de todo lo que ofrece.

Tapeamos un poco saboreando el ambiente nocturno y nos tenemos que recoger son cerca de las diez, al llegar al Albergue nos abre la puerta el frances que la noche pasada estava en Fuenterroble, es una especie de hospitalero errante,  nos dice que se ha quedado de guardia para que las hospitaleras pudieran ir un poco de fiesta y que podemos irnos hasta las once, ya que estamos allí nos dá pereza volver a salir y nos quedamos en el salon un rato ya que mañana la etapa también es corta.

10/09/2008.- 8ª etapa  SALAMANCA – ZAMORA

  • Recorrido: 68,28 Km.
  • Tiempo de pedaleo: 4,28 h.

Esta etapa es bastante llana y tranquila, salimos de Salamanca, siguiendo las indicaciones a Zamora un buen tramo por carretera, para seguir por pistas hacia  Calzada de Valdeunciel y El Cubo de la Tierra del Vino donde hacemos una pequeña parada. Nos acercamos a Villanueva de Campeán, indicación en un pilón  grabado, desde esta población hasta Zamora encontramos estos pilares  propios de la provincia de Zamora, que no son señales, sino como esculturas en homenaje al peregrino. Próximo a Zamora el camino transcurre por senderos en los que a veces no son muy visibles las señales.

Entramos a Zamora por la ribera del Duero hasta un puente de piedra románico,  que atravesamos y llegamos al Albergue a las 14,30 h., está cerrado hasta las 16,30 h. (El Albergue es municipal cuesta 4 € y cierra a las 20 h. pero te dan una llave, las instalaciones son muy nuevas y confortables).

Jordi se ha lesionado la rodilla y a partir de la subida al puerto de  Bejar le han ido creciendo las molestias a pesar de ponerse estos días voltaren y crema relajante muscular, no le ha disminuido el dolor sobre todo en las subidas, y a partir de aquí las etapas son más duras en particular en Galicia por lo que  ha decidio  abandonar.  Comemos en el Restaurante Rey Don Sancho al lado del parque de la Marina Española y no muy lejos de la estación de Renfe, el local es muy amplio, acogedor y muy buena relación calidad-precio. Después de comer nos acercamos a la estación, hay un tren que sale a las 19 h. a Madrid y de allí a Barcelona, la bici la factura por una compañía de transporte a Girona.

Tomamos un café antes de ir al Albergue intentando darle moral, ya que cuando mejor lo estaba pasando después de quitarse peso en Mérida y tanto él como nosostros nos habíamos acoplado muy bien, tiene que abandonar.  Pero son cosas que pasan,  es joven teniendo mucho tiempo para volver a repetir esta aventura.   Después de ducharse en el Albergue, lamentándolo muchos nos despedimos y se marcha a facturar la bici.

De nuevo solos, disfrutamos de esta pequeña ciudad muy acogedora, con mucho ambiente y un importante patrimonio románico,  destacando: La Catedral, San Juan de Puerta Nueva, Sta. Maria La Nueva, Iglesia de Santiago, Puerta de la Traición….No todo es piedra, en lo del tapeo no se queda atrás en referencia a Salamanca.

11/09/2008.- 9ª etapa   ZAMORA – SANTA CROYA DE TERA

  • Recorrido: 99 Km.
  • Tiempo de pedaleo: 7 h.

En la plaza Mayor hay una churreria que abre pronto, que mejor para empezar que unas buenas porras con chocolate. Salimos por la Puerta de Doña Urraca a coger la Cuesta de la Morana y Avda. de Galicia indicaciones a Benavente N-630 y Puebla de Sanabria N-II, seguimos por la N-630 a pocos Kms.vemos flechas amarillas a la derecha y unos peregrinos a pie nos dicen que es mejor seguir recto, continuamos y encontramos flechas amarillas hacia la izquierda que seguimos, dándonos cuenta por la orientación que no vamos bien. El paisaje es desértico, sin ningún punto de referencia, por suerte divisamos un pastor y campo a través Salva se acerca a preguntarle, efectivamente nos hemos metido en el Camino Portugués. Siguiendo las indicaciones que nos ha dado y añadiendo unos Kms. más a la etapa, retomamos el camino, pasamos po el embalse de Ricobayo llegamos a Riego del Camino donde hacemos una pequeña parada. La señora del Bar nos indica que vayamos por unas pistas sin entrar en Granjas de Moreruela, no escarmentados del despiste anterior, le hacemos caso y otro despiste nos mete en una finca particular “hoy no es nuestro día”. Al llegar a Granja de Moreruela donde hay las dos opciones, ir hacia Astorga a coger el Camino Francés o por Ourense el Camino Sanabrés que es el nuestro (Detrás de la Iglesia en un poste de cemento se encuentra la indicación de los dos itinerarios), para evitar un tramo de carretera y entrar en el pueblo, preguntamos y nos indican que sigamos por la pista que veníamos hacia el Monasterio de Santa Maria de Moreruela y al llegar a la carretera a la izquierda a coger el puente de Quintos, que coincide con lo que nos había señalado la Señora de Camino de Riego.

Cruzamos el río Esla por por el puente de Quintos continuando hasta Faramontanos de Tábara el pueblo parece desierto pero encontramos un Bar que podemos comer. El tiempo está cambiando y se ha levantado bastante viento que hace duro el pedaleo. LLegamos a Santa Croya de Tera contemplando a izquierda y derecha sus famosas bodegas excavadas  bajo tierra, a las afueras del pueblo, la última casa antes de cruzar el río Tera y a 300 m. de Santa Marta de Tera, se encuentra el Albergue “Casa Anita”. Es privado, está regentado por Anita, su esposo Domingo y su hijo Gaspar, garaje para las bicis, buenas instalaciones, acceso a Internet, y trato amabilísimo. Cuesta 10 € cena o comida 8 € el desayuno 1,50 €.

A la entrada del Albergue nos saluda un alemán que está aprovechando los últimos rayos de sol. Nos recibe Gaspar, nos enseña el dormitorio las duchas, la máquina de bebidas y las botellas de vino clarete de cosecha propia por si queremos echar un trago. Estamos solo nosotros y el alemán, al rato llega Domingo y pasamos la tarde hablando de todo un poco, del Camino, del burro zamorano y de las romerias que montan, de vino etc, etc. Anita aparece a la hora de prepararnos la cena, Domingo llama al alemán que se ha quedado roque y se incorpora a la cena con nosotros, “otro gran personaje”(66 años), había estado en España en el 1968 viviendo una temporada y habla un poco de castellano y Domingo que ha estado trabajando en Alemania se defiende en alemán. La cena se alarga, Anita se retira Gaspar desaparece y nosotros con el alemán y Domingo acabamos a las 11,30 de la noche visitando su bodega, echando el último trago y el alemán cantando “La Banda está borracha….”, regresamos al Albergue, la noche es fresquita, Domingo nos dice que no madrugemos que por la mañana hará frío. Nos despedimos quedándonos con otro gran recuerdo.

12/09/2008.- 10ª etapa  SANTA CROYA DE TERA – PUEBLA DE SANABRIA

  • Recorrido: 72,63 Km.
  • Tiempo de pedaleo: 6,18 h.

No hacemos caso al consejo de Domingo y salimos como cada día a las 8 h., la temperatura ha bajado considerablemente y se nota sobre todo en las manos, cruzamos el río y sin darnos cuenta estamos en Santa Marta de Tera, donde se encuentra la figura de Santiago Peregrino tallada en piedra “considera la mas antigua”, esculpida en la parte trasera de la Iglesia junto al Cementerio,  que no podemos dejar de visitar. Los primeros rayos de sol iluminan y resaltan la belleza de este templo considerado el más antiguo del románico zamorano.

Esta etapa es muy bonita con mucho contraste de paisaje, transcurriendo por choperas, huerta y maizales con un tramo de unos 2 Km. a la orilla de un canal en las inmediaciones de Calzadilla de Tera (Se ha de estar muy atento a las señales, en algún caso flechas hechas con piedras en el suelo). Vimos que estaban colocando monolitos de granito indicadores, en el término de Pumarejos de Tera, verdaderamente en este tramo hacen falta. Por pista asfaltada bordeamos el embalse de Ntra. Sra. de Agavanzal y llegamos a Rionegro del Puente donde hacemos una breve parada aprovechando para comernos unas pastas al sol, con el fresquito que hace se agradece.

Continuamos hacia Asturianos donde comemos en el “Restaurante El Carmen”, entre tramos de carretera y pistas, con paisaje más húmedo y verde, robles, castaños, llegamos a Puebla de Sanabria. A la entrada antes de llegar al puente que cruza el Tera, se encuentra a la izquierda el Albergue “Casa Luz”, privado, cuesta 12 € con desayuno, las instalaciones están bien pero el trato es muy frio, vino el propietario nos cobró nos dío las llaves, nos señaló un paquete de magdalenas y café para el desayuno, y desapareció.(Quizás influyera que veníamos del trato campechano y cordial de Casa Anita).

En el Albergue solo había un peregrino holandés que nos pidió un sacacorchos para abrir una botella de vino que había comprado y en la casa no encontró nada para abrirla. Suerte de mi navaja-multiusos que le solucionó el problema, en agradecimiento nos invitó a un vasito de vino, conversamos un rato y nos fuimos a visitar este bonito pueblo medieval situado en un alto. Contemplar su Castillo del siglo XV, a su lado, la ermita de San Cayetano y la Iglesia de Ntra. Sra. del Azogue, la Plaza Mayor con el Ayuntamiento de estilo isabelino y pasear por sus calles empedradas es un placer. Aunque el viento que hacía y el frío no invitaba mucho al paseo, por lo que  buscamos un bar donde estar calentitos y comernos unos bocatas.

13/09/2008.- 11ª etapa  PUEBLA DE SANABRIA – VILAR DE BARRIO

  • Recorrido: 115,76 Km.
  • Tiempo de pedaleo: 7,55 h.

Después de la experiencia de ayer nos levantamos a las 7,30, damos cuenta de las magdalenas y salimos. No se nota mucho la hora de más,  hace un frio que pela, lo prueba la rosada que nos saluda y las manos que en segundos se nos quedan como palos, a pesar de que enseguida empezamos a subir el puerto de Padornelo 1360 m., en el cuerpo se aguanta bien el frío pero tardaremos un buen rato en tener tacto. Del puerto de Padornelo bajamos hacía Lubián (último pueblo de Zamora) para afrontar el ascenso al Alto de La Canda  1262 m. (ya entramos en Galicia, los sube y baja ya no pararán), en fuerte bajada llegamos a O Pereiro donde tomamos un cafe con leche y unas pastas.

Ya un poco más templados, subimos el Alto do Cañizo 1085 m. y descendemos a A Gudiña, donde encontramos dos indicaciones juntas en un pilón de granito con la viéira amarilla sobre fondo azul y debajo placa indicando la distancia que queda hasta la plaza del Obradoiro en Santiago (como en todos sitios hay gente incivica, muchas de estas placas se las han llevado), cogemos el de la derecha que indica “Por Laza 195,953 Km.”. Estas indicaciones, junto con las flechas amarillas, ceramica en las paredes con la viéira amarilla sobre fondo azul, y esculturas alegoricas al Camino, del escultor Nicanor Carballo que indican correctamente el itinerario, nos las iremos encontrando en todo el trayecto por tierras gallegas.

De A Gudiña en constante subida por carena de montaña y contemplando el embalse das Portas, llegamos a  Campobecerros, vemos a dos peregrinos y  un bicigrino de Barcelona con peculiar indummentaria, junto al “BAR DAROSARIO TIENDA”, les saludamos hablamos un poco y entramos en el Bar. Nos atiende una señora, suponemos que la Rosario, nos dice que no dan comidas, pero que si queremos una tortillita y lo que tenga, le decimos que sí. La tortillita se convierte en un plato de embutidos y queso, tortilla con un colorcillo a huevos de corral que solo de verla alimentaba, lomo, tomate de la huerta y pimiento escalibado ¡nos pusimos como quicos! 10 € los dos.

Nos despedimos de la Rosario expresándole que hemos comido muy bien, y continuamos camino en suave subida alcanzando un pequeño puerto con una cruz de madera y una indicación a Cercedelo a la derecha, nosotros giramos a la izquierda por pistas  en buen estado alcanzamos Laza. Nos espera una fuerte y constante subida que hacemos por carretera ya que el camino tiene fuertes rampas por cortafuegos que no son cicables, tras las cuales llegamos a Vilar de Barrio. El Albergue es muy nuevo y se ve muy cuidado, está abierto, lo inspeccionamos y en seguida vienen dos señoras que nos sellan las credenciales nos cobran los 3 € (todos los albergues de la Junta de Galicica cuestan 3 €) y nos entregan las llaves, estamos solos.

Hoy la etapa ha sido larga y dura, descansamos un rato, buscamos una tienda para comprar el desayuno, vemos el pueblo que no tiene mucho interés y terminamos con unas cervecitas viendo el Barcelona-Racing de Santander que empatan, un poco de picoteo y a disfrutar del Albergue.

14/09/2008.- 12ª etapa  VILAR DE BARRIO – CASTRO DOZÓN

  • Recorrido: 87,07 Km.
  • Tiempo de pedaleo: 7,27 h.

Hoy el día ya no es tán frío y las constantes subidas nos hace entrar pronto en calor, vamos entrando ya en contacto con el medio rural, los tipicos orreos y las pequeñas aldeas, también durante toda la etapa encontraremos las señales en esculturas de Nicanor Carvallo que algunas son verdaderas obras de arte. En Orense, pasamos por la estación de Renfe y aprovechamos para sacar los billetes ya que hemos decidido regresar en tren, los billetes de avión se van de presupuesto. La idea es salir de A Coruña el día 16 pero nos dicen que no hay billetes para ese día por lo que los sacamos para el 17 a las 18 h. que llega a Barcelona a las 11 de la mañana del día 18. Seguimos atravesando Ourense, haciendo una pequeña parada para hacer un cafecito y tomar fuerzas para lo que nos espera a la salida de la ciudad, una fuertísima y larga subida por carretera.

Dejamos la carretera para volver a coger el camino que transcurre por tramos muy estrechos con losas de piedra, ideal para caminar pero duro para la bici. Poco a poco nos acercamos a Cea, comemos en un pequeño Bar a pie de carretera no dan comidas pero nos sirven un buen plato de embutidos y el famoso pan de  Cea acompañados con  ribeiro, que sientan de maravilla. Nos acercamos al Albergue que lleva fama de ser uno de los mejores de la ruta y verdaderamente el edificio en un caseron típico con sus columnas de piedra y orreo que incita a quedarse, entramos a verlo y a sellar las credenciales, interrumpiendo la siesta del hospitalero tumbado en un sofá. Es pronto para quedarnos y decidimos llegar a Castro Dozón, hay dos alternativas, seguir por el trazado tradicional o hacer un pequeño rodeo por el Monasterio de Oseira, sin pretenderlo nos metimos en el que va a Oseira, la verdad es que el Monasterio y su entorno merece la pena. Junto al Monasterio se encuentra el Bar Venezuela al que nos acercamos a sellar y preguntar sobre el camino a Castro Dozón, nos indica  que sale a la derecha del Monasterio, al preguntarle que tal era, como buen gallego nos dice “bueeno a veces bien y a veces mal “. El a veces mal lo comprobamos nada más empezar, se trata de un camino empedrado de fuerte pendiente, eso si precioso, que con la bici arrastrando y después de un buen rato, desemboca en la carretera en la que estábamos cuando le preguntamos, el a veces bien no lo vimos.

Envueltos de ambiente rural y gozando del paisaje aunque con ganas de llegar ya que a pesar de ser una etapa más corta se nos está haciendo mas dura y larga que la de ayer, por fin entramos en Castro Dozón. El Albergue “provisional” está situado a las afueras del pueblo a mano izquierda en unos barracones, la hospitalera vendrá a las nueve. Es domingo no hay ninguna tienda abierta ni Restaurante el único Bar no sirve cenas porque no tiene pan, al final conseguimos que nos hagan unos bocatas, regresamos sobre las nueve, nos espera la hospitalera que nos cobra, nos sella y se marcha. El barracon dormitorio no es muy grande y está prácticamente lleno, no hay mantas,  preveemos una noche fresquita. No es la mejor estancia que hemos pasado pero estamos contentos mañana estaremos en Santiago.

15/09/2008.- 13ª etapa  CASTRO DOZÓN – SANTIAGO DE COMPOSTELA

  • Recorrido: 71,53 Km.
  • Tiempo de pedaleo: 4,56 h.

Nos levantamos un poco destemplados porque tal como se preveía hemos pasado un poco de frio, así que vamos directamente al Bar a tomarnos el cafe con leche calentito para reaccionar e iniciamos esta última etapa. Hacemos algunos tramos por carretera pero el tráfico es agoviante y siempre que es posible seguimos los caminos, el trayecto transcurre por bosques de roble, pinos, eucaliptos y campos de cultivo en particular maizales. Hay que destacar la zona del Concello de Boqueixón donde divisamos la silueta piramidal del Pico Sagro 533 m., los desniveles aún sin perder la tónica de subidas y bajadas no son fuertes y el firme incluso en las zonas boscosas no es tan pedregoso, convirtiéndose conforme nos vamos acercando a Santiago en pistas estrechas pero asfaltadas permitiendo avanzar rápido.

Poco a poco vamos sintiendo más cerca nuestro objetivo y sobre las 14 h. entramos en Santiago, descendiendo por una pendiente calle empedrada con la visión de la Catedral al fondo, es una entrada muy espectacular. Una vez finalizada la bajada se sube por una calle con losetas que te lleva hacia el casco antiguo. Al inicio de la subida vemos a la derecha un Bar “BAR FINA” al lado de un cruceiro con un poco de placeta para dejar las bicis que parece bastante tranquilo, entramos a preguntar si hay sitio y nos quedamos, la comida está muy bien y el precio también, Menú con bebida y café de pota 6 €, ya se encuentran pocos sitios que se pueda comer por este precio.

Después de comer, vamos directamente a la Oficina del Peregrino a recoger la Compostela creyendo que no habría gente por la hora que es, pero tenemos que hacer un poco de cola. Lo tienen bastante bien organizado y no tardamos mucho en salir con la certificación de nuestro peregrinage, unos metros más y entramos en la plaza del Obradoiro ¡Objetivo cumplido!. Nos acercamos a un grupo de bicigrinos que están sentados en el suelo y les decimos si nos pueden hacer unas fotos, ya fotografiados para la posteridad, entablamos conversación con ellos, una pareja de Madrid otra de Alicante que han hecho el Camino del Norte, iban por separado pero han terminado haciéndolo juntos, un vasco que continua hacia Fisterra y se nos une un paisano que lo ha hecho por el Camino Francés desde Barcelona, y mañana continuará a Fisterra. El vasco se despide y el resto quedamos para cenar juntos.

Nos albergamos en el Seminario Menor-Avda.Quiroga Palacios 2A tel. 981.589200, cuesta 12 €, cierra a las 24 h. y se ha de salir antes de las 9,30 h. pertenece al Arzobispado, te dan sábana y funda de almoada de papel, hay armarios con llave al lado de las camas para guardar el equipaje. Los dormitorios son salas muy grandes, nosotros tuvimos suerte y estabamos solos con el de Barcelona en una sala pequeña de seis camas, encontramos que para ser Albergue de Peregrinos es un poco caro.

Relagados, duchados y con el uniforme de calle, paseamos por los alrededores de la Catedral haciendo tiempo hasta las nueve que hemos quedado con el otro grupo. Vamos a cenar a “Casa Manolo”, tiene fama entre los peregrinos, está lleno y hemos de esperar unos cinco minutos, el ambiente es agradable y el servicio bastante rápido. En el Menú tienes para elegir entre quince primeros y quince segundos, las cantidades son considerables y buen precio, no defrauda. La velada transcurre contando nuestras experiencias, los del Camino del Norte nos meten el gusanillo en el cuerpo, tomamos nota. Sin darnos cuenta nos dan las once y toca retirarse, nos despedimos y volvemos al Seminario, ha sido un final inesperado muy agradable que recordaremos.

EL REGRESO

16/09/2008.-Salimos del Albergue a las 9 h., nos despedimos del bicigrino de Barcelona que continua ruta a Fisterra y nos dirigimos a la estación a coger un regional hasta A Coruña. Nos hospedamos en el “Hostal Liste” ** c/ Capitan Juan Varela, muy cerca de la estación y con garaje para dejar las bicis hasta la tarde de mañana (42 € habitación doble). 

Tenemos todo el día para visitar esta hermosa Ciudad y comentar lo que ha sido el Camino: Creemos que hemos planificado bien al hacerlo en  13 etapas, en ningún momento hemos ido agoviados, el tiempo que hemos tenido era impensable,  ni en Galicia nos ha llovido, solo dos días de frio por la mañana, y el calor de los primeros días no fue excesivo. No hemos tenido averías a excepción de un pinchazo y rotura en la penúltima etapa de un radio de la rueda trasera de mi bici. El trazado es duro pero en ningún momento nos vimos con las fuerzas al límite, es bastante solitario y en cuanto a su interés tanto historico-cultural como en contraste de paisajes queda reflejado en las fotos. Ha sido mi primera experiencia, y tanto en el aspecto deportivo como humano altamente positiva.

17/09/2008.- Por la mañana aprovechamos para acercarnos por todo el Paseo Marítimo hasta la Torre de Hércules, comemos y nos acercamos al Hostal a coger las bicis, comprar algo para cenar (empanada gallega) y un rollo de papel transparente de envolver alimentos para embalar las bicis. El tren sale a las 18 h. llegamos con tiempo a la estación y nos afanamos en el embalaje que resulta muy comodo y más práctico que el cartón, procuramos subir los primeros al compartimento para poder meter con tranquilidad las bicis debajo de las literas (es la única forma que te permiten llevarlas). Ya solo nos quedan diecisiete horas de viaje.

18/09/2008.- El viaje no ha resultado tan pesado como pensábamos, y con puntualidad llegamos a las 11 a Barcelona, ahora si que ha  acabado nuestra aventura.

Protagonistas.- Salvador Trujillo y José Luis Sancenón

Ver galería de fotos