Transcatalunya

 El pasado 12 de Abril, iniciamos la Ruta de la Transcatalunya, siguiendo el itinerario reseñado por Probike en la marcha que organizó en Mayo de 2004. Atraviesa Catalunya de Norte a Sur, con inicio en Ribes de Freser y final en el Masnou, 185 Km. Recorriendo parte del Meridiano Verde (Dunkerque-Paris-Barcelona) en el tramo de LOS PIRINEOS collado de Pal (Setcases) al MEDITERRANEO (El Masnou). El itinerario está dividido en dos partes: 1ª parte.- Ribes de Freser-Roda de Ter 94,89 Km. 2ª parte.- Roda de Ter-El Masnou 89,69 Km. Aunque suponemos que habrá fieras que lo hagan en una sola jornada, lo normal es hacerlo como mínimo en dos.

Nosotros nos planteamos a efectos de evitar el pernoctar y facilitar la participación. Realizarlo por etapas, saliendo en tren desde Barcelona y en función del recorrido y proximidad de estación de tren, regresar el mismo día a Barcelona, hasta completarlo. 

12-04-2008 1º etapa.- Nos encontramos: Salva, Alberto, Sergi, José Luis, en la estación de Sant Andreu Arenal, cogemos el tren que sale a las 7,14 h. Nos colocamos en el último vagón que nos permite colocar las bicis al fondo, e ir tranquilos, almorzamos durante el trayecto para ganar tiempo y llegamos a Ribes a las 9,14 h. La temperatura es baja pero el día claro y las montañas nevadas, presagio del paisaje que vamos a encontrar.

Entramos en Ribes y cruzamos el puente a mano derecha, carretera a Bruguera, en subida suave 5 Km. que sirve para ir calentando, ya que al llegar a Bruguera la carretera se convierte en pista cimentada con fuerte pendiente de 7 Km. al Coll de Jou 1680 m. El paisaje increíble del bosque nevado y la fantástica vista de los Pirineos que vamos plasmando en nuestras cámaras, nos hace más llevadero el esfuerzo y a pesar de los tramos nevados de la pista, sin darnos cuenta llegamos al Coll de Jou (Desnivel desde Ribes 860 m.). Saludamos a un grupo de excursionistas que van hacia el Taga.

Abandonamos la nieve y emprendemos una fuerte bajada hacia St.Martí D’Ogassa, breve parada para contemplar su ermita románica, y para que no bajemos la guardia, fuerte subida a St. Martí de Surroca, donde nos desviamos dirección Camprodón, enlazando con el Meridiano Verde encontrando las señales en sentido inverso. Iniciamos una bajada “para disfrutar”, teniendo cuidado con el terreno pedregoso y surcos, que hay que vigilar. Llegamos al río Ter que cruzamos y enlazamos con la carretera C-38 girando a la izquierda hacia Camprodón. Pasamos la primera rotonda, girando a la derecha por pista muy pedregosa, grandes surcos y barro que hace dura la subida al Coll de l’Home mort. A partir de aquí la pista es más buena, llegamos a la carretera GI-521 Coll de Santigossa, a 5 Km. encontramos un STOP, girando a la derecha dirección Vallfogona y en tres Km. estamos en el Coll de Canes (Hemos hecho 50 Km.).

El libro de Ruta indica el Coll de Canes como punto de retirada. Nos paramos y discutimos la jugada, nuestra idea era llegar a Vidrà y de allí a St. Quirze de Besora. Nos quedan 20 Km. duros hasta Vidrà sin población intermedia. El tiempo ha cambiado totalmente, está muy cubierto, de hecho nos han caído algunas gotas y el estomago pide auxilio. No hay duda, por unanimidad decidimos bajar a Vallfogona a comer y de allí a Ripoll a coger el tren. En la misma  carretera antes de entrar a la población, encontramos una tasca dedicada a moteros, entramos y preguntamos si podemos comer, la respuesta es sí. La decoración totalmente relacionada con el mundillo de la moto, siete motos antiguas, cuadros etc. Estamos prácticamente solos y viendo como el cielo se ennegrece, damos cuenta de una buena comida (un poco cara), pero la estancia ha sido muy agradable.

Miramos los horarios de trenes, saliendo uno a las 16,38 h. Nos ponemos los chubasqueros ya que empieza a llover, hemos empezado con nieve, sol y terminamos  con lluvia, día completo. Llegamos a Ripoll a tiempo, el tren es un regional que para en todas las estaciones. Repasamos la ruta realizada que nos ha gustado mucho, y revisamos las agendas para poner fecha a la continuación, que promete ser igual de interesante.

03-05-2008 2ª etapa.- Esta vez somos: Salva, José Luis, Enric y Xavier. De nuevo en Ripoll, enfilamos la calle enfrente de la estación que enlaza con la carretera al Coll de Canes (15 Km.), punto en el que acabamos la 1ª etapa e inicio de esta 2ª. El día es espléndido e iniciamos el ascenso hacia la Sierra de Sta. Magdalena, 1 Km. suave y comienza la subida sin piedad por un frondoso bosque, que el esfuerzo no nos deja contemplar. Tras 7 Km. intensos alcanzamos el collet de Sta. Magdalena.

Después de un merecido descanso, continuamos en bajada hasta una pista asfaltada y giramos a la derecha encontrando a unos 600 m. la Font Martingala, aprovechando para beber y llenar los bidones (Hay que tener cuidado con dosificar el agua ya que debido a la sequía, las fuentes de los núcleos urbanos que pasamos, está cerradas y la alternativa de coger agua de los ríos, no es muy aconsejable).  Pasamos por Ciuret y llegamos a Vidrá.

Dejamos el asfalto dirección a “Tosca de Degollats” por una zona trialera que nos lleva a un sendero con marcas PR (Blancas y amarillas), tramo muy bonito pero no cicable que nos obliga a arrastrar las bicis con cuidado de no golpear el plato o cambio con las piedras, estamos en la Tosca de Degollats. Salimos a una pista amplia que nos lleva a la Presa del Forat del Mico, pasamos la puerta de hierro y siguiendo la pista llegamos al río que atravesaremos varias veces.

Enlazamos con la carretera que va a La Vola, en un despiste nos pasamos de largo la pista que a 1,60 Km. se ha de coger a la derecha. Solo fue un poco más de 1 Km. que tuvimos que retroceder. La pista con algún tramo de camino en mal estado y fuerte subida entre árboles, sale a las obras del Tunel de Bracons, girando a la derecha por la pista que utilizan los camiones y aproximadamente unos 500 m. cogemos una pista a la izquierda con trozos cimentados. Entre bajadas, subidas y la sorpresa alucinante de cruzarnos con un coche de época matrícula B 53944, llegamos a unas casas encontrando a tres personas que les preguntamos por algún sitio para comer, nos indican el más próximo, pero nos hemos de desviar de la ruta. Continuamos y al llegar al punto que tenemos que desviarnos, decidimos seguir hasta Roda de Ter, que se encuentra a 6 Km.

A la entrada de Roda de Ter vemos un Bar, paramos pero no sirven comidas y lo que son las coincidencias allí estaba el pagés al que habíamos preguntado antes, entre sonrisas nos indica que vayamos a “Cal Rabadá”, siguiendo la carretera pasaremos el puente y a pocos metros a la derecha (Ctra.Barcelona, 12). Así es, preguntamos y ahora sí ¡vamos a comer!, nos abren un almacén donde podemos meter las bicis y comer tranquilos. Hemos sido bien aconsejados, la comida casera y una buena relación calidad-precio.

Cuesta mover de la Mesa, pero no queda más remedio el tiempo pasa volando y todavía nos queda ruta. Retrocedemos hasta cruzar el puente y subir por la calle General Carbó, al final indica fuente, la encontramos cerrada y los bidones vacíos, resignación. Continuamos por la derecha y a pocos metros un estrecho sendero y un pequeño tobogán, nos lleva a la carretera que enseguida dejamos para coger una pista asfaltada dirección Tavernoles, donde tampoco encontramos agua. Continuamos por terrenos muy variados combinando tramos de pista con senderos, vigilando no despistarse. Llegamos a St. Juliá de Vilatorta, antes de salir del pueblo entramos en un Bar, reponemos líquidos y amablemente nos llenan los bidones de agua.

Salimos del pueblo y enseguida encontramos señales de GR y Meridiano Verde que iremos siguiendo, además Salva y Enric ya han pasado por aquí en anteriores pedaladas y lo recuerdan. Este tramo de 6 Km. hasta el Santuario “Puig l’Aguila”, se hace duro, ya que es muy técnico debido al terreno con constantes losas de piedra, escalones, raíces, y por supuesto los kilómetros que llevamos en las piernas se notan. Llegamos al Santuario, lo bordeamos y dado la hora que es decidimos ir hacia Seva, pero sin saber como, hemos cogido la carretera que va a Vic, como es bajada continuamos hasta Vic. Son las 19 h. cuando entramos en la estación, el tren sale a las 19,16 h. nos ha venido justito. Xavier ha quedado para cenar con la familia y amigos a las 20 h. ¡lo tiene crudo!. Entre broma y broma llegamos a Barcelona (Hemos hecho 90 Km., 62 de libro de ruta).

07-06-2008 3º etapa.- Afrontamos la tercera etapa: Salva, José Luis, Xavier, Alberto y José Maria. Cogemos el tren a las 6,30 h. hasta Balenya-Els Hostalets. El cielo está cubierto ¡y yo sin chubasquero!, no hace mucho que ha llovido todo está mojado, buscamos la carretera a Seva  y nos damos cuenta que nos hemos bajado una estación antes, podríamos haber continuado a Balenya-Tona-Seva, ya no viene de unos Km. más. Hacemos 14 Km. por carretera hasta encontrar la pista que de nuevo nos sitúa en la Ruta.

Las lluvias han dejado mucho barro que unido al fuerte desnivel, hace dura la subida  y no falta el pinchazo que nos viene muy bien para descansar mientras contemplamos la destreza de José Maria en estos menesteres. Subimos un poco más e iniciamos una fuerte bajada, vamos encontrando las señales del Meridiano Verde y salimos a la carretera que nos lleva a Coll Formic (1150 m.), donde aprovechamos para hacer una breve parada y comer unos frutos secos.

Continuamos por el “ Pla de la Calma”, con una intensa niebla que no nos permite disfrutar de las bonitas panorámicas que desde aquí se divisan y nos hace ir atentos a los desvíos para no pasarnos y sobre todo encontrar la referencia de una casa, una cabaña y señal del Meridiano Verde donde se inicia una larga bajada. El descenso largo y peligroso por el terreno pedregoso y mojado, atravesando varios riachuelos, nos lleva al Pantano de Vallfornés, donde nos encontramos un grupo de boletaires, que les pedimos nos hagan una foto. De la presa, una corta pero pendiente bajada, lleva a una cadena que da paso a la explanada que sirve de parking, al llegar a este punto nos encontramos con una situación no deseada. Un ciclista se encuentra en el suelo sin conocimiento, un grupo como nosotros intenta ayudarlo y suerte de la presencia de la guardia forestal que llama a una ambulancia, mientras, intentan sin moverlo que recupere el conocimiento, abre los ojos y le preguntamos si sabe como se llama, con esfuerzo nos dice el nombre pero no se acuerda de lo que ha pasado, dice que va con otros compañeros, pero no aparece nadie. Nos quedamos por si podemos ayudar, la guardia forestal no hace más que repetir que lleva toda la mañana haciendo señas con la mano cuando ve bajar alguna bici, se han caído tres, este el más grave ya que al caer no pudo evitar chocar contra la viga de hierro que sujeta la cadena. Como siempre en estos casos la espera de la ambulancia se hace larga, por fin llega, lo examinan y tras ponerle un collarín les ayudamos a ponerlo en la camilla y subirlo a la ambulancia.

Deseamos que se encuentre bien, que solo haya sido alguna pequeña lesión y el susto, y que accidentes como este nos haga reflexionar; Salimos a la montaña para disfrutar, no estamos en ninguna competición y normalmente tampoco estamos solos, en cualquier momento nos podemos encontrar con excursionistas, animales o cualquier obstáculo en el camino que sobre todo en las bajadas si vamos lanzados no podemos controlar. Disfrutemos de nuestra afición, respetando y haciéndonos respetar.

Llegamos a Canoves, seguimos el libro de ruta y el GPS de Xavier, pero sin saber como, nos hemos salido de la ruta y nos encontramos con la vía del tren que deberíamos cruzar por encima, sin paso alguno, por intuición continuamos la pista hacia la izquierda y encontramos un túnel inundado que atraviesa la vía por debajo y que sale a la carretera que va a Granollers ¡estamos en el buen camino!. Continuamos, pasamos una rotonda y cogemos el camino de “Can Jom”, pista de tierra con una corta pero empinada rampa empedrada, encontrando de nuevo las señales del Meridiano. Tras 5 Km. entramos en La Roca por la calle Mayor hasta la carretera a Mataró, y justo enfrente un Restaurante “Tasca Vasca”, ya es hora de comer.

Haciendo honor a la cocina vasca, nos ponemos moraos, hemos acertado de pleno. Lo malo como siempre, es arrancar y más si empezamos subiendo. Continuaremos un buen rato en ascenso y poco a poco con algún titubeo en algunos cruces, vamos superando el desnivel, llegando a un collado desde el que ya se divisa el mar. Empezamos a bajar, llegamos a una bifurcación de pistas, nos damos cuenta de que nos hemos equivocado, pero la alternativa de volver a subir no entra en los planes. La pista que tenemos a nuestra derecha, se intuye espectacular y en la dirección que vamos, la cogemos, y efectivamente resulta un descenso muy pendiente pero sin gran dificultad, que en un momento nos sitúa en Teià. Pasamos una rotonda que indica Masnou, seguimos las indicaciones y llegamos a Masnou, final de ruta.

Tomamos unas merecidas cervezas, y por el paseo marítimo, contemplando el mar y el cielo que está cubierto pero que se ha mantenido sin llover, llegamos a Sant Adriá. Nos despedimos de Xavier, Alberto y José Maria, que continúan hacia el Forum y nosotros por el Besós a Horta. Hemos hecho 104 Km. y finalizado una bonita aventura.

Características de la Ruta:

 Dificultad :  Media-Alta (La dificultad se acentúa según el estado de las pistas “Barro”)

Recorrido : 185 Km. (En las tres etapas, hicimos un total de 259 Km.).

Señalización : Seguimos el Libro de Ruta de Probike, va cogiendo y dejando las señales del Meridiano Verde, por lo que hay que ir con cuidado y no guiarse por las señales.

Ver galeria de fotos